Casillas y Diego Costa
Casillas y Diego Costa conversan durante el Oporto - Chelsea. GTRES ONLINE

Guiados por la clase del franco-argelino Yacine Brahimi, el Oporto de Iker Casillas venció al Chelsea de José Mourinho (2-1) con goles de André André (39) y Maicon (52), mientras que el de los ingleses lo sumó Willian (45).

Con este triunfo, el Oporto comparte el liderato del grupo G de la Liga de Campeones, con 4 puntos, los mismos que el Dínamo de Kiev, y deja al Cheslea muy tocado, pues esta derrota se une a su mal rendimiento en la Premier.

Otra derrota de un Chelsea que sigue con muchas dudas en su juego

El reencuentro entre Casillas y Mourinho después de su tortuosa relación en el Real Madrid (2010-2013) y el regreso del técnico portugués al estadio Do Dragao, donde cimentó su fama mundial, habían eclipsado en los prolegómenos el notable interés del encuentro.

Casillas, que batió el récord de participaciones en la Liga de Campeones (152), fue llamado a intervenir en los primeros quince minutos, y con éxito.

Primero repelió un remate de su colega de selección Cesc Fàbregas, servido por el hispano-brasileño Diego Costa, y después desbarató un uno contra uno ante Pedro Rodríguez. El ex del Barcelona remató fuerte y raso, pero el meta español le adivinó el chute y despejó con su pierna derecha.

El franco-argelino Brahimi, que estuvo en duda hasta última hora por problemas físicos, encendió la luz de los locales. Tirado a la izquierda, aprovechó su velocidad y habilidad para deshacerse del lento Ivanovic y, después de que ni Pedro ni Zouma le presionasen, remató a pocos metros de Begovic, cuyo rechace paró en los pies del portugués André André, que anotó el primero en el 39.

Pero el Chelsea se revolvió enseguida. El portugués Danilo secó una diagonal del brasileño Ramires y la falta, a pocos metros de área grande, la ejecutó con categoría Willian. Casillas, que no pudo reaccionar al sublime disparo del brasileño, hizo varios ademanes, se quejó de que el balón pasase entre la barrera.

El golpe de recibir un gol antes del descanso lo superaron los locales gracias a Maicon, que marcó en el 52. Un saque de esquina generado por Brahimi y botado por el joven Rúben Neves propició el cabezazo del central brasileño.

El gol pudo llegar después para cualquiera de los dos equipos, pero finalmente la victoria se quedó en Portugal.