Stan Wawrinka, en el Open de Australia
El tenista suizo Stan Wawrinka celebra su victoria ante el japonés Kei Nishikori tras el partido que enfrentó a ambos en los cuartos de final del Abierto de Australia en Melbourne (Australia). EFE/David Crosling

El suizo Stan Wawrinka, defensor del título, se vengó de su derrota en el Abierto de EE.UU. y avanzó por segundo año consecutivo a las semifinales del Abierto de Australia al superar al japonés Kei Nishikori por 6-3, 6-4 y 7-6 (6).

Nishikori fue su verdugo en los cuartos de final de Flushing Meadows el pasado año en un durísimo encuentro (3-6, 7-5, 7-6 (7), 6-7 (5) y 6-4), y ahora, en Melbourne Park, donde el suizo ya no tiene la compañía de su compatriota Roger Federer con quien ganó la Copa Davis el pasado año, Wawrinka liquidó al japonés en tres sets, en dos horas y cuatro minutos.

Nishikori se vio dominado en todo el partido por el profundo y preciosista revés de StanEn la tercera semifinal del Grand Slam de su carrera, Wawrinka se medirá con el ganador del encuentro esta noche entre el serbio Novak Djokovic y el canadiense Milos Raonic.

Nishikori se vio dominado en todo el partido por el profundo y preciosista revés de Stan que, aunque cedió una vez su servicio, fue capaz de robar el de su rival en tres ocasiones. El suizo acabó con un total de 20 saques directos, cuatro de ellos en el desempate crucial del último set, donde Kei logró salvar cinco bolas de partido, tras ir abajo 6-1.

Igualado 6-6, Nishikori intentó una dejada desde el fondo que su entrenador, Michael Chang, ganador de Roland Garros en 1989, jamás se hubiera permitido en esas instancias. La falló y Wawrinka selló el partido con su cuarto "ace" en ese juego corto. Fácil y contundente para acabar la lucha.

No he venido a defender el título. No he venido a ganar"Estaba nervioso en ese final del desempate", admitió el suizo, que acabó con 46 golpes ganadores, tres roturas y una pérdida de saque, y cien puntos ganados por 85 de su rival, y un servicio a 222 kilómetros por hora como bandera.

Un fanático seguidor le gritó mientras le firmaba un autógrafo, "Stan eres el mejor" pero después el suizo se mostró frío sobre sus ambiciones. "No he venido a defender el título. No he venido a ganar. Estoy aquí para jugar otro torneo del Grand Slam, lo que no es sencillo", dijo.

El serbio Novak Djokovic alcanzó su 25 semifinal de un Grand Slam en el Abierto de Australia al derrotar al canadiense Milos Raonic, sin ceder un solo punto de rotura, transformado en su entrenador, el alemán Boris Becker, por 7-6 (5), 6-4 y 6-2.

En dos horas de gran demostración de poder y seguridad, resolviendo sabiamente con su resto, elevando el ritmo cuando era necesario y en tan solo dos horas de saque perfecto, Djokovic, cuatro veces campeón de este torneo, sentenció a Raonic en una ejecución perfecta.

Djokovic se enfrentará en semifinales contra el suizo Stan Wawrinka que venció también con gran claridad al japonés Kei Nishikori, por 6-3, 6-4 y 7-6 (6) en solo cuatro minutos más que "Nole", vengándose de la derrota que Kei le infligió en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos.

Las hermanas Williams no se enfrentarán en semis

Por su parte, la estadounidense de 19 años Madison Keys venció a su veterana compatriota Venus Williams, por 6-3, 4-6 y 6-4, e impidió una semifinal en el Abierto de Australia entre Venus y su hermana Serena, que derrotó con contundencia a la eslovaca Dominika Cibulkova, finalista el pasado año, por 6-2 y 6-2.

El cielo es su límiteAsí pues habrá una final ruso-estadounidense asegurada pues los duelos de mañana jueves serán:  Maria Sharapova (RUS) - Ekaterina Makarova (RUS) y Serena Williams (USA) - Madison Keys (USA).

Keys cumplirá 20 años en febrero, es casi 15 años más joven que la mayor de las Williams, y no había nacido aún cuando Venus ya había jugado su primer torneo WTA (Oakland 1994). Ahora está en su primera semifinal, entrenada por la exnúmero uno del mundo Lindsay Davenport, pero superando una lesión en el muslo en el momento más importante de su carrera.

"Felicidades Madison", escribió rápidamente en las redes sociales la estadounidense Jennifer Capriati, medalla de oro en los JJ.OO, de Barcelona, nada más ganar Keys su partido. "Aire fresco, envuelto en poder y control. Eso es lo que me gusta ver. Disfruté al ver un partido así", dijo la exnúmero uno del mundo.

"El cielo es su límite", admitió Venus tras ceder ante Madison. "Tiene un balance muy bueno, y la mayoría de los intercambios cayeron de su lado. Formidable para ella, porque está jugando muy bien", admitió con pena la multiganadora de torneos de Grand Slam.