Marcelo hace el tercero
El gol del brasileño da una amplia ventaja al Real Madrid de cara a su visita a París. Su tanto llegó tras un pase de Asensio, el revulsivo. EFE

De todos los jugadores que configuran la plantilla del Real Madrid, hay uno a quien siempre se le asocia con sonrisa y simpatía. Marcelo, dueño del lateral izquierdo y segundo capitán, es uno de los pesos pesados del vestuario y uno de los que más alegría aporta. Muy dado a relacionarse con los aficionados, desde hace unos meses también posee un canal de Youtube. En él, el jugador procura revelar algunos de los secretos del equipo campeón de Europa y rutinas del día a día en Valdebebas. Ahora, se atreve con las preguntas de los madridistas y revela, sin tapujos, cuál ha sido el partido más difícil desde que llegó al Madrid en 2006 o qué once futbolistas son los mejores con los que ha compartido campo, con alguna que otra sorpresa.

El partido más difícil de la carrera de Marcelo

En noviembre de 2006, el llamado a ser sustituto de Roberto Carlos recalaba en el Real Madrid con apenas 18 años, procedente del Fluminense. Sin embargo, aprendió a jugar, como él mismo relata, con el fútbol sala: "Es un juego muy rápido, no podemos jugar todo el partido porque nos cansamos mucho. Con el fútbol sala aprendí a jugar pero el de campo me ha dado todo", comenta en el cuestionario. Y va más allá: no duda en elegir cuál ha sido el partido más difícil para él desde que viste la camiseta blanca.

Se trata de la final de Champions de 2016 en Milán ante el Atlético de Madrid, la undécima conquistada por el Real Madrid: "Fue un partido muy difícil, repartimos golpes por todos lados. Temíamos que marcaran un gol y también teníamos que marcar nosotros...Luego ellos empataron, fue una locura. Cuando acabó fui corriendo a abrazar a mi familia", explica sobre el trofeo, que los de Zidane lograron en la tanda de penaltis.

El once histórico: un equipo de leyenda

A la hora de elegir a los mejores jugadores con los que ha compartido campo tanto en el Real Madrid como en la Selección, Marcelo, tras pensárselo unos segundos, lo relata de carrerilla. Para empezar, un fijo, que, además, en sus palabras, tiene que ser sí o sí el capitán de este dream team: "Luka Modric, eso es un hecho", asegura entre risas.

Para defender la portería, Marcelo recurre a la selección brasileña, quizá para evitar ofender a alguno de los porteros con los que ha compartido vestuario en el Real Madrid. Es Julio César el arquero elegido, al que le sigue una defensa de ensueño: Dani Alves, Thiago Silva, Sergio Ramos y Roberto Carlos.

Para el centro del campo, además del mencionado 'capitán Modric', Marcelo se queda con Casemiro, Mesut Özil y Zinedine Zidane. Para cerrar el equipo, una delantera que garantiza espectáculo: Cristiano Ronaldo y Neymar.

Sobre la elección de su actual técnico, con el que nunca ha coincidido como jugador, Marcelo lo explica: "Bueno, no hemos jugado pero es mi entrenador, así que...¡se vale!", justifica entre risas.