No es la primera vez que los alicantinos entrenan fuera, toda vez que la semana pasada emigraron a la vecina Pinoso.