Odriozola
Álvaro Odriozola. Luis Grañena

Con tan sólo 2 años, Odriozola pudo sentir la pasión que su abuelo llevaba en su interior. Su "aitona" le hizo socio de la Real Sociedad, algo esperado en una ciudad donde el sentimiento por el club vasco se transmite entre generaciones. Entre sus pasiones también está la tauromaquia y los caballos. Su familia es propietaria de corceles y hace 7 meses fundó la Cuadra Bernardo, cuyo nombre hace honor a su difunto abuelo. Sus familiares aseguran que Odriozola de vez en cuando torea de salón. Lo que nadie se esperaba es que ese niño que ganaba todas las competiciones de velocidad en las olimpiadas de su colegio, Aldapeta, alcanzara con tanta humildad y valentía el sueño de disputar un Mundial de fútbol con la Selección.

La "guindilla" Odriozola, como le llama el responsable de fútbol de Aldapeta, Pedro Ramos, pronto destacaría por su pasión por el fútbol y no dar nada por perdido. Ese espíritu le llevó a debutar con la Real Sociedad en enero de 2017, de la mano de Eusebio Sacristán. El joven lateral pronto comenzaría a destacar en esa posición aunque no siempre fue así. De pequeño su posición natural era de extremo, lo que demuestra su gran capacidad de animarse al ataque con fluidez y osadía. Cuando apenas tenía 11 años, la Real Sociedad le llamó para disputar el Torneo Nacional Alevín de fútbol 7, en Brunete.

El equipo txuri urdin se alzó con el título, aunque Odriozola no pudo disputar aquella final por caerse de la cama la noche previa a la final mientras bromeaba con los compañeros de su habitación. De perderse aquella final de Brunete, Odriozola sueña con llegar lo más lejos posibe con España y jugar la final del Mundial. La lesión de Carvajal, abre las puertas a Odriozola para convertirse en el lateral derecho titular de España.

Sus exhibiciones no han pasado por alto para Lopetegui ni para el Real Madrid. El club blanco es uno de los más interesados en fichar al joven lateral, aunque Odriozola tiene contrato con la Real Sociedad hasta 2022 con una cláusula de casi 50 millones de euros. El futuro está en sus pies, y el Mundial de Rusia es una oportunidad de oro para mostrar que el lateral derecho de España lleva el nombre de Odriozola.

El perfil menos conocido de los españoles