Maggie Haney
La entrenadora olímpica Maggie Haney durante uno de los entrenamientos. TWITTER

La gimnasia estadounidense no gana para sustos. Desde el escándalo de Larry Nassar, el antiguo médico de la federación condenado a una pena de entre 40 y 125 años de cárcel por abusar sexualmente de al menos 265 deportistas, han dimitido tres presidentes de la federación. Ninguno de ellos ha sido capaz de realizar la necesaria limpieza en el organismo federativo que las gimnastas reclamaban.

Ahora, la actual presidenta Li li Leung se ha encontrado con un nuevo problema. Maggie Haney, entrenadora del equipo olímpico, está siendo investigada por presunto abuso verbal y emocional a sus deportistas, pese a estar lesionadas, según se ha conocido a través de una serie de correos electrónicos.

Hanye habría gritado, amenazado y acosado a las gimnastas de manera regular, obligándoles a quitarse las escayolas para que siguieran entrenando y compitiendo. Además, en los correos también se reflejan las quejas de varios padres por la falta de intervención de la Federación para investigar el asunto.

Por su parte, la respuesta de USA Gymnastics no se hizo esperar y emitió un comunicado en el que asegura que "la seguridad y el bienestar de las deportistas es prioritaria y todos los informes y avisos de mala conducta se toman muy en serio y se manejan de forma segura".