Egoi Martínez es nuevo líder en la Vuelta

El corredor belga del equipo Silence - Lotto, Greg Van Avermaet (i), vence al sprint al corredor italiano del Geroslteiner, Davide Rebellin. (EFE)
El corredor belga del equipo Silence - Lotto, Greg Van Avermaet (i), vence al sprint al corredor italiano del Geroslteiner, Davide Rebellin. (EFE)
EFE

El ciclista español de Euskaltel, Egoi Martínez, se ha convertido en el nuevo líder de la Vuelta a España 2008, después de llegar a Sabiñánigo, final de la novena etapa, junto a otros once ciclistas escapados y aventajar al pelotón en 6:41 minutos, por lo que mantiene una diferencia favorable de 10 segundos con respecto al que era el líder, el ciclista de Astana Levi Leipheimer.

La victoria de etapa se la adjudicó el belga Greg Van Avermaet (Silence) al esprint en la llegada del grupo de escapados, en la que superó en el último empujón a Rebellin y a Juan Antonio Flecha.

Egoi se convirtió en el séptimo líder de la Vuelta desde su comienzo en Granada. El estadounidense Levi Leipheimer (Astana) pasó a la segunda plaza, a 11 segundos, y su compañero Alberto Contador a la tercera, a 32. El Astana se sacudió el "marrón" de tener que controlar la carrera en las próximas etapas, para disgusto de Eusebio Unzue, director de Valverde. "Me alegro por el oro de mi paisano, pero me hubiera gustado que el Astana siguiera con la responsabilidad", dijo, sincero.

Valverde y Sastre retrocedieron un puesto sin perder tiempo, lo mismo que Mosquera, Igor Antón y Dani Moreno, que se han hecho fuertes entre los 10 primeros.

El Astana perdió el maillot

Fue una etapa "pestosa", como se dice en el argot ciclista, con múltiples ataques de salida. No importó que la carrera se lanzara cuesta arriba hacia el Alto del Túnel de Viella, ni que esperasen por delante 200 kilómetros con cuatro puertos, ni que se tratase de un rompepiernas en continuo sube y baja.

El Alto de la Espina (2a) seleccionó una docena de corredores, entre ellos cuatro españoles: Egoi Martínez y Alan Pérez (Euskaltel), Xavier Zandio (Caisse D'Epargne) y Juan Antonio Flecha (Rabobank), el conquistador de Pla de Beret, el francés David Moncoutiè (Cofidis) y dos italianos de nombre sonoro: Damiano Cunego, el sempiterno "principito" en el ciclismo de su país y el subcampeón olímpico Davide Rebellin.

Los objetivos varios se fueron cumpliendo con la complacencia del pelotón, donde el Astana no se ponía de los nervios por la posibilidad de que Leipheimer perdiera el maillot oro en beneficio de Egoi Martínez, a 6.41 en la general, el mejor clasificado de los aventureros. Aliciente grande para el equipo vasco.

El belgaVan Avermaet, muy rápido

Moncoutié se aseguró el jersey de la montaña al coronar al frente los puertos de la Espina (2a), La Foradada (3a) y Serrablo (1a). Por esta última cima la fuga pasó con más de 6 minutos en el zurrón. Después un descenso largo, eterno, en un bosque de un millón de curvas, la fuga entró en el término de Sabiñánigo en tiempo de cambiar de líder. Ya no hubo tregua. Quedaban 15 kilómetros.

Alan Pérez, el segundo hombre del Euskaltel en la escapada, sacrificó sus posibilidades de ganar la etapa por ayudar a su compañero. Se dejó la piel hasta que el propio Egoi Martínez tomó el mando en una contrarreloj hasta meta. Se los llevó a todos a rueda, hasta el esprint, donde arrancó Cunego por la derecha con ansias de demostrar que está en la Vuelta.

Pero apareció un atrevido joven belga del Silence para birlar la victoria a hombres tan experimentados como Davide Rebelin. El chaval logró la cuarta victoria de su palmarés, la segunda de la temporada. Empezaba el dulce calvario de Egoi Martínez. Los seis minutos hasta la gloria. Mereció la pena la espera a cambio de un chaparrón de felicidad.

La décima etapa entre Sabiñánigo y Zaragoza tendrá 151 kilómetros. Los esprinters deben volver a demostrar sus habilidades. Jornada de transición.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento