• Neumáticos

    Tras diez temporadas con neumáticos rayados, la Fórmula 1 recupera los clásicos slicks (lisos) para mejorar el agarre de los monoplazas. De esta forma, se logrará incrementar la adherencia al asfalto en un 20%. Sin embargo, esa ventaja contratasta con la reducción de algunos elementos aerodinámicos que se deberán aplicar a partir de esta temporada. En general, estos cambios tendrán mayor importancia en la velocidad durante las curvas, que será menor.

  • Sistema de Recuperación de Energía Cinética (KERS)

    Los equipos de la parrilla tendrán la opción de utilizar el denominado KERS para mejorar el comportamiento de los monoplazas. El KERS acumula la energía cinética generada en las frenadas y la pone a disposición del piloto para aumentar hasta un máximo de 80 c.v. la potencia de los monoplazas durante siete segundos. Esto podría suponer varias décimas por vuelta, aunque también será importante evaluar el peso adicional que supone el KERS para un coche.

  • Motores

    Una de las principales novedades en los motores es que serán limitados a un máximo de 18.000 r.p.m. (1.000 menos que la pasada temporada). Además, las escuderías sólo podrán usar ocho motores por temporada más otros cuatro para entrenamientos y pruebas. Cualquier cambio al margen de esta norma supondrá una penalización de diez puestos en la parrilla de salida o bien una salida desde boxes si el cambio se produce durante la clasificación.

  • Aerodinámica

    Al margen de la novedad de los slicks, los cambios aerodinámicos protagonizan la nueva normativa para 2009. La reducción de la carga aerodinámica se verá reducida de modo que habrá más igualdad entre coches y será más fácil adelantar. Algo que dotará de mayor espectáculo a la competición.

  • Pruebas

    Durante todo 2009 estarán prohibidas las pruebas privadas (desde una semana antes del primer Gran Premio hasta el 31 de diciembre). Además, en las oficiales no se podrán exceder los 15.000 kilómetros por monoplaza.

  • Safety car (coche de seguridad)

    El pit lane permanecerá abierto siempre que el coche de seguridad esté en pista, de modo que cualquier piloto podrá entrar a repostar cuando quiera y sin penalización. Sin embargo, para evitar que los equipos se aprovechen de está circunstancia, todos los monoplazas que estén en pista tendrán que activar el modo 'coche de seguridad' y serán avisados a través de la centralita del tiempo que les queda para poder entrar en boxes. Si un piloto entra más tarde, será penalizado.