Gisela Pulido
Gisela Pulido realiza un truco en aguas hawaianas. (giselapulido.es) Efe

Estamos habituados a ver niños que compiten en el deporte de élite pero, a veces, tanto la edad como el reto en que triunfan los pequeños, destaca sobre los demás.

Hoy ha sido una niña estadounidense de 15 años, Margaux Isaksen, quien ha ganado el campeonato estadounidense de pentatlón moderno, tras un sorprendente concurso en el que se impuso en las modalidades de tiro, esgrima y natación ante participantes con mucha más experiencia que ella.

Además, Isaksen sólo fue superada en carrera y equitación. Sumó 5.528 puntos y se llevó de una vez los títulos absoluto y júnior.

Deportistas de élite cada vez más jóvenes

Si pensamos en pequeños fenómenos que compiten con sus ídolos deportivos, enseguida nos vienen a la cabeza un montón de nombres que ahora triunfan como el tenista Rafa Nadal, que con 18 años ganó su primer torneo, el de Sopot, y con sólo 19 se hizo con 11 títulos, entre ellos los Masters Series de Canadá, Madrid, Monte Carlo, Roma o Roland Garros.

O el de Fernando Alonso, el campeón más joven de la historia de la Fórmula 1, algo que consiguió con solo 24 años.

También en deportes del motor tenemos a jóvenes promesas, como el catalán Pol Espargaró, que con 15 años es campeón de España de 125 cc y se ha convertido este año en el piloto más joven en puntuar en el Mundial. También en motos fueron precoces Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Álvaro Bautista.

Gisela Pulido consiguió con 12 años su primer Mundial

 

Riky Rubio es nuestro baloncestista más joven, que con 14 años debutó en la Liga ACB, y todo apunta a que será uno de las futuras estrellas de nuestro baloncesto.

Con sólo 17 años debutó en el Real Madrid Raúl González, la misma edad con la que Fernando Torres lo hizo con el Atlético, aunque en ese año estaba en Segunda.

Gisela Pulido consiguió su primer mundial de kitesurf (tabla corta con cometa) con 12 años, y sigue sumando títulos a temprana edad.

Casos extremos

El año pasado se dieron a conocer las proezas de tres pequeños orientales, algo que en algún caso llegó a declararse hasta como explotación infantil.

Éste fue el caso del niño indio Budhia Singh, quien con sólo cinco años recorrió 65 km, convirtiéndose en el niño más pequeño en correr una maratón. Al finalizar la prueba, el pequeño cayó exhausto.

Tras realizarle unas pruebas médicas, varios organismos indios estudiaron el caso y pocos días más tarde, la ministra de bienestar infantil del momento, Pramila Mallick, anunció que "no se permitirá a Budhia Singh corra maratones", ya que el niño estaba desnutrido, anémico y sometido a estrés cardiaco, y los médicos consideraban que "su salud se verá afectada si se le permite correr maratones".

Con cinco años, Budhia Singh recorrió 65 km antes de caer exhausto

 

Parecido fue el caso de otro pequeño indio, éste de 8 años, que pretendía recorrer 80 km, pero a los 75 se desplomó totalmente exahusto.

El pequeño, que aseguraba ser "capaz de correr hasta 100 km", corría en esa ocasión para llamar la atención y "pedir la paz en el mundo".

En julio de 2006, también se conoció el caso de Jiang Huan , una niña china de 9 años que recorrió 3.000 km en bicicleta, en 49 días, para viajar desde Shanghai (al este de China) hasta Lhasa (en el Tíbet, al suroeste). La pequeña hizo junto a su padre el viaje, y aseguraba que su deseo era recorrer sola toda China en bicicleta.