Clásico partido, clásico negocio

  • La seguridad, audiencia televisiva, ingresos, ventas y apuestas se multiplican cuando Barça y Madrid se miden sobre el césped.
  • El clásico se juega este domingo 29 a las 19.00 horas.
  • Encuesta: ¿Cómo quedará el clásico del domingo?
Messi y Ronaldo.
Messi y Ronaldo.
ARCHIVO

Un mundo gira alrededor de la parcela verde del Camp Nou, hábitat el domingo de la colisión entre dos formas de vida irreconciliables, inseparables, azulgrana contra blanco. Materializando el clásico, el club más rico del mundo (366 millones de ingresos al año, 252 invertidos en fichar este verano y 56 gastados por curso en el sueldo del once inicial) defiende su liderato ante el tercer buque más poderoso (308 recauda, con 110 fichó y 55,3 emplea para pagar la nómina).

Y en la frontera del césped, 98.000 espectadores en las gradas del Camp Nou –controlados por 1.120 personas de seguridad contratada por el club y varios cientos de Mossos– para asistir en persona a un espectáculo disfrutado, vía caja tonta, en cada país del universo menos la India, merced a las 60 cámaras que dos canales españoles desplegarán sobre el escenario en busca de una audiencia nacional cercana a los 10 millones de pares de ojos.

Las cifras de refrescos y consumiciones durante el partido también irán sobradas de ceros, pero quedan diminutas frente al movimiento de apuestas, un río de inmenso caudal que no atiende a crisis. Las principales casas españolas triplican el dinero invertido en campañas publicitarias para publicitar el show y sus potenciales clientes incrementan hasta un 100% el baremo normal de apostadores. Eso sí, "cifras no damos, por la competencia", responden al otro lado del teléfono.

Y por fin llega el fútbol, Barcelona y Real Madrid, día y noche en concepto estético del juego y un calco en sentido práctico. Sólo un punto les separa en la tabla, poco o mucho, según se mire. "Al Barça le veo bien, por el retrovisor", fue la pulla de Casillas. "Veremos si dice lo mismo al final del partido", respondió Puyol.

Ajenos al pique, Messi proseguía su recuperación y Benzema elegía su once para jugar un clásico virtual contra Xavi. El francés se puso de titular, junto a Higuaín. A Raúl le sentó en el banquillo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento