Greg Oden y Blake Griffin: cuando tu carrera está en juego con tan sólo 22 años

Momento de la grave lesión de Greg Oden.
Momento de la grave lesión de Greg Oden.
ARCHIVO

A pocos días del comienzo de una nueva temporada en la NBA, muchos apuestan sobre quién será el próximo campeón; quiénes podrían evitar una, muy probable, final entre Miami Heat y Lakers; si los veteranos Celtics serán capaces de sorprender un año más; si el MVP lo ganará, otra vez, Lebron, o si este año será para Kobe o Durant...

Sin embargo, hay dos jugadores jóvenes, muy jóvenes, a los que no les va preocupar nada de eso este año. No les interesa el anillo, deben salvar sus carreras. De lo que hagan este año dependerá, en gran parte, si sus carreras comienzan a volar hacia el estrellato o se hunden, poco a poco, en el olvido. Son Greg Oden y Blake Griffin. Ambos tienen en común una misión: olvidar la pesadilla en la que se ha convertido su carrera en la liga desde que fueron elegidos números 1 del draft.

La mala suerte se ha cebado, en las últimas décadas, con dos equipos: Los Angeles Clippers y Portland Trail Blazers. Ambos han conseguido a varios jugadores en el primer puesto del Draft de novatos, es decir, a los, supuestamente, mejores de toda una generación. Aquellos sobre los que hacer crecer un proyecto que te haga salir del pozo, que te haga soñar con pelear con los grandes. Por desgracia, las lesiones han frenado en varias ocasiones esos proyectos.

<p>Primer plano de Blake Griffin.</p>Griffin, a despejar dudas

Los Clippers, posiblemente el equipo de la NBA con peor suerte, no quieren que les ocurra con Blake Griffin (número 1 del draft en 2009) como con Danny Manning o Shaun Livingston. Estos son dos ejemplos de prometedores jugadores, seleccionados en los primeros puestos del Draft por los Clippers, a los que las lesiones (de rodilla, como a Griffin) frenaron su progresión. Griffin, al que muchos le comparaban en sus años universitarios con el mejor 'power-forward' (ala pivot) de todos los tiempos, Karl Malone, sufrió una grave lesión de rodilla que le dejó en el dique seco el año pasado, el de su debut.

Cumplirá 22 años en marzo de esta temporada y, para entonces, ya sabremos si los números empiezan a dar crédito necesario a Griffin como futura estrella, o se empieza a volver transparente a los ojos de la crítica y aficionados, nada difícil si se juega en los Clippers, uno de los eternos perdedores de la liga.

Oden preocupa más

"Parece un hombre de 56 años, y sólo tiene 22", escribía esta semana Micah Hart en All Ball. Greg Oden fue elegido como número 1 del Draft de 2007. La cosa se resume rápido: en tres temporadas ha jugado 82 partidos de 246 posibles. Dos graves lesiones han frenado a un pivot llamado a hacer grandes cosas en la NBA. Por desgracia, no es la primera vez que los Blazers se ven en una igual. Muchos ven a Oden y no pueden evitar pensar en que se trate de un nuevo Sam Bowie. ¿Quién es Bowie? El jugador que los Blazers prefirieron a Michael Jordan en 1984 (posiblemente, el mayor error en la historia de la liga). La carrera de Bowie en Portland estuvo marcada por las lesiones hasta que fue traspasado. Nunca brilló y se retiró sin pena ni gloria.

A Oden le quedan muchas semanas para recuperarse de la fractura que sufrió en su rodilla izquierda a principios de diciembre de 2009 frente a Houston. Lo malo para él es que, a sus 22 años, las rodillas le han dejado en blanco en dos de sus tres temporadas como profesional. Al contrario de Griffin, el caso de Oden parece más complejo. Muy pocos confían en él ya. A las lesiones (fatales, especialmente, en hombres altos como él) se le suma que en los 82 partidos que ha disputado apenas ha logrado 10 puntos de media y siete rebotes, un bagaje muy escaso para lo que se le presuponía.

Si alguien pregunta a Griffin y a Oden sobre lo que desean para esta temporada, probablemente digan que sus equipos lleguen lejos. No se engañen, este año ambos querrán llegar a mayo sin problemas físicos y con buenos números.

La última lesión de Greg Oden

Mostrar comentarios

Códigos Descuento