De aspirar al cielo a luchar por la 'lotería'

  • Cleveland, Phoenix y Toronto sufrirán la marcha de sus estrellas.
  • En los dos primeros casos asistiremos a la desintegración de plantillas ganadoras hasta el año pasado.
  • Al no ser franquicias con atractivo para los jugadores, como otras, tendrán que buscar soluciones en el Draft de novatos.
  • En los Raptors, Calderón lo tendrá más difícil para encontrar un anotador de garantías tras marcharse Bosh y Turkoglu.
  • NBA 2010 - 2011: Miami Heat mete miedo | La última oportunidad de los Celtics | Kevin Durant, un 'crack' sin equipo para el anillo.
De izda a dcha: Calderon (Raptors), Nash (Suns) y Varejao (Cavaliers).
De izda a dcha: Calderon (Raptors), Nash (Suns) y Varejao (Cavaliers).
ARCHIVO

En la NBA, a diferencia de otros deportes a los que estamos más acostumbrados aquí, es fácil caer de los primeros puestos al pozo de la liga en tan sólo un año. Basta con que tu gran estrella se marche a otro equipo. El mercado de agentes libres de este 2010 generaba tanto entusiasmo en franquicias con capacidad salarial para fichar, como miedo en aquellas que temían perder a su 'buque insignia'. Así, mientras que Miami Heat ha formado un equipo que asusta, conjuntos como Toronto Raptors se han convertido en candidatos a luchar por la primera plaza... en el Draft de novatos de 2011. Pero el de los Raptors de José Manuel Calderón no es el único caso.

Toronto Raptors, Phoenix Suns, Cleveland Cavaliers... Eran equipos que han pasado en un año a ver cómo su objetivo era llegar lo más lejos posible en los playoffs a otear en el horizonte una más que necesaria reconstrucción de las plantillas a finales de esta temporada. Y todo eso pasa por la 'lotería' del Draft de 2011. Un sorteo en el que entran los peores equipos del año y en el que, más de uno y más de dos, luchan por conseguir cuantos más números mejor para ganar el premio. ¿Qué premio? Poder elegir a los mejores jugadores de primer año. ¿A qué precio? perder más partidos que nadie. ¿Por qué? No cuentan con el atractivo de otros equipos para atraer a las grandes estrellas. Suele ocurrir que cuentan con el espacio salarial suficiente, pero les falta historia, 'glamour' (y en algunos casos ciudad) para convencer a los grandes. De hecho, una de las grandes apuestas para los agentes libres de este pasado verano era Nueva York: un lugar acostumbrado a la derrota en los últimos años, pero la ciudad ideal para hacer negocios.

No es raro ver cómo equipos que lo tienen todo perdido a mitad de temporada intentan: primero, traspasar a jugadores que acaparan los salarios más altos; segundo, y ya a finales de temporada, dejarse algo de competitividad en el vestuario y sumar alguna derrota más que ayude en la futura 'lotería'. ¿Es ese el destino de equipos como Raptors, Cavaliers o Suns? Quizá este año no, pero quedarse sin estrellas como Lebron James, Amar'e Stoudemire o Chris Bosh (siendo agentes libres y no por un traspaso) provocará su caída.

El hundimiento. Así podría titularse lo que se le viene encima a Cleveland. Los Cavaliers tendrán que encomendarse a Antawn Jamison, Mo Williams y Anderson Varejao, mientras lloran todo el año la ausencia de Lebron James. Sin referente ofensivo, sin talento, sin juego interior... y con muchos años en varios de sus jugadores, Cleveland entrará en un túnel similar al de la década de los 90, cuando vio cómo perdía a estrellas como Mark Price, Ron Harper o Brad Daugherty en pocos años. Con James, aspiraban a todo, sin él, llegar a los playoffs este año ya será meritorio. En un par de temporadas, a buen seguro, estaremos hablando de una buena ronda de draft para los Cavs... pero 'premios gordos' como 'King' James salen una vez cada muchos años.

Crónica de una muerte anunciada. Este título es ya definitivo para los correosos Suns de Phoenix. Uno de los equipos con más corazón de la liga. Todo gracias a su gran capitán, Steve Nash. Nadie contaba con que llegarían a la final del Oeste ante los Lakers el año pasado. Muchos les daban por muertos hace ya dos o tres años... pero este año, sin Amar'e Stoudemire, con Nash y Grant Hill aún más viejos y sin un pívot de garantías... parece que ser uno de los conjuntos más temibles desde el perímetro (cuentan con el añadido de Hedo Turkoglu y Josh Childress a su arsenal en lanzamientos de larga distancia) no será suficiente para evitar la desintegración de una franquicia que, durante las dos últimas décadas, ha estado entre el grupo de favoritas a disputarse los primeros puestos del Oeste. Todo apunta a que Nash se retirará sin el anillo que tanto ha merecido.

Es cierto que Toronto Raptors llevaba años viendo cómo su prometedora y talentosa franquicia se la pegaba antes de la postemporada. Cualquier equipo que contase en sus filas con Chris Bosh, Calderón, Bargnani y Hedo Turkoglu estaría llamado a llegar lejos en los playoffs. Los Raptors, con esas estrellas, ni se clasificaron para estos. Este año ya no estarán ni Bosh ni Turkoglu. Calderón, con estar sano los 82 partidos de la 'regular season' se conformará.

Largas travesías en el desierto

En la historia reciente de la NBA hemos presenciado cómo equipos, que eran imbatibles, han caído en un pozo del que, en la mayoría de ocasiones, no han conseguido salir. Chicago Bulls, New York Knicks, Houston Rockets, Sacramento Kings o Portland Trail Blazers son ejemplos (sobre todo el primero) de franquicias que peleaban en los noventa por el anillo. Desde las retiradas de sus estrellas (Michael Jordan, Olajuwon, Pat Ewing...) no han vuelto a ser los de aquellos tiempos.

Sólo una franquicia consiguió, con un movimiento de mercado parecido al de los Heat este año, lograr un equipo y volver a ser grandes. Fueron los Celtics, que con el 'Big Three' (Kevin Garnett, Ray Allen -estos fichados en 2007- y Paul Pierce) consiguieron el anillo en 2008. Tratándose de la franquicia con más títulos de la NBA, estuvieron sin disputar una final desde el año 1987.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento