La explosión, que tuvo lugar sobre las 22:00 horas, cuando la discoteca se encontraba cerrada y la Guardia Civil había acordonado la zona, fue anunciada a las 21:05 horas en sendas llamadas telefónicas realizadas al diario Gara y a la central de la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de Guipúzcoa.

La explosión causó importantes daños materiales tanto en la discoteca como en los edificios colindantes
El comunicante,
un varón que dijo hablar en nombre de ETA, según informó un portavoz de la citada asociación, informó de la colocación del artefacto y anunció la hora en la que se produjo la explosión, que, según precisaron vecinos de la localidad, fue "muy fuerte" y causó importantes daños materiales tanto en la discoteca como en los edificios colindantes.

La propietaria de un bar situado a las afueras explicó que la discoteca se encuentra en el casco urbano de este pueblo, de poco más de 1.400 habitantes y situado al noroeste de Navarra, en la comarca del Bidasoa, aunque indicaron que en el momento de la explosión el local se encontraba vacío y la zona estaba acordonada por la Guardia Civil.

En concreto, según la información facilitada por la delegación del Gobierno en Navarra, la explosión fue ocasionada por un coche-bomba que contenía un artefacto explosivo "de potencia relevante".

 El artefacto, según dichas fuentes, había sido colocado en el interior de una furgoneta de alquiler, Volkswagen Cady, que quedó totalmente destrozada por la explosión y que se encontraba aparcada en la parte trasera de la discoteca.

 La explosión no sólo dañó "seriamente" la fachada de la discoteca sino que además afectó a varias viviendas particulares, en especial una situada a 300 metros del local, en la que residía una familia cuyos miembros resultaron ilesos aunque conmocionados por lo sucedido.