Erika Villaecija
Erika Villaecija (izda), en el podio junto a Laure Manaudou (c) y Anastasia Ivanenko (dcha), plata (EFE). EFE
Un gran final le dio a la nadadora española Erika Villaecija la medalla de bronce de los 800 metros libre (8:20:09) en el Campeonato de Europa de Natación en piscina corta que se disputa en Helsinki, en una prueba en la que se impuso la francesa
Laure Manaudou, que rozó un nuevo récord del mundo.
La medalla de Villaecija, con el quinto mejor crono en las series clasificatorias, es la segunda para España

La medalla de Villaecija, con el quinto mejor crono en las series clasificatorias, es la segunda para España tras la de oro lograda por Eduard Lorente en los 50 metros libre. Lorente fue eliminado en las series de 100 metros y no pudo disputar esa final.

La española compitió por la calle dos y no tuvo la referencia de la que fue su principal rival por el tercer puesto, la británica Rebecca Adlington, que lo hizo por la ocho.

El récord parecía al alcance de la campeona del mundo absoluta de los 400 metros libre mediada la prueba, pero la francesa empezó a perder el ritmo y se quedó a casi un segundo de su mejor marca, 8:12.24 por 8:11.25 del año pasado.

A falta de los dos últimos largos

Cuando sólo les quedaban 50 metros, Adlington marcaba un crono de 7:49.88 por 7:50.54 de la nadadora de Barcelona, que, fiel a su carácter, no se iba a rendir facilmente.

Villaecija no ha tenido en esta temporada que ahora acaba la mejor de su carrera deportiva y fue eliminada en las series de los europeos absolutos del pasado verano en Budapest por lo que no pudo defender su título de campeona de esta distancia.

Así, se resarció en parte de sus malos resultados del verano e hizo un esfuerzo final en los dos últimos largos para superar a la británica y ganar la medalla de bronce en su mejor prueba de 2006.