Nairo Quintana
El ciclista colombiano Nairo Quintana sonríe en el podio final de la Tirreno-Adriático con el estético trofeo que recibe el ganador de 'La carrera de los dos mares'. DANIEL DAL ZENNARO / EFE

Después de su ausencia en la edición de 2014 para curtirse como jefe de filas en un Giro de Italia donde se impuso, el colombiano Nairo Quintana (Cómbita, Colombia; 1990) regresa al Tour de Francia. Y lo hace con las máximas aspiraciones. Su debut no pudo ser más prometedor: segundo en la general final, rey de la montaña, mejor joven de aquella edición y una victoria de etapa en la cumbre de Semnoz. Físicamente menudo y pausado en su hablar, Quintana es toda una referencia para su país, para Suramérica y para el ciclismo actual. Y todo comenzó con su irrupción, apenas veinte añitos, en el Tour del Porvenir 2010. Un talento condenado a ser un pionero para Colombia.

La temporada 2014 tuvo un inicio sobresaliente, con la victoria en el Giro, y un final un tanto amargo con sus caídas y su abandono en la Vuelta por una fractura de clavícula… ¿Se nota diferente en este 2015?
Noto que he dado un paso grande. He madurado bastante este año y la verdad es que me ha venido todo para bien. Después de toda la experiencia que acumulé el año pasado, afronto todos los retos con mucha más tranquilidad.

He aprendido a saber llevar un equipo detrás, es mucha responsabilidad, y en este caso no he fracasado, lo he hecho y pienso que eso me sirve para el futuroDurante la presentación del equipo Movistar, en enero, se sinceró con un “voy a mi bola” a la hora de explicar su facilidad para gestionar toda presión…
Sé que tenemos unos compromisos, unos objetivos y que tenemos que llegar a ellos. No me presiono más, porque siempre me preparo muy bien, siempre en buenas condiciones, y también ya vamos sabiendo lo que hay en cada nuevo reto…

Cuando vio el diseño del Tour de Francia no podrá negar que pensó en que le iba bien el recorrido…
Sí, es un recorrido que agrada bastante. Y con el equipo que llevaremos todo será más fácil.

¿Qué etapa le llamaba más la atención?
Hay varios días con finales en alto, pero pienso que la penúltima etapa, la del Alpe d'Huez, será bastante exigente.

[Nota de la redacción: no se había confirmado el cambio de recorrido en esta etapa; un desprendimiento de tierra en el Col du Galibier ha obligado a la organización a prescindir de este paso montañoso y sustituirlo por el Col de la Croix de Fer]

Eusebio Unzué defendió su asistencia al Giro de Italia 2014 como medio de conocer la presión de la jefatura de filas y los recovecos de una carrera por etapas…
Sí, bueno allí he aprendido a saber llevar un equipo detrás, es mucha responsabilidad, y en este caso no he fracasado, lo he hecho y pienso que eso me sirve para el futuro. Para mí es un sueño ser campeón del Tour de Francia. Tengo años para hacerlo. Y no me disgustaba el Giro porque era una carrera que me favorecía en su recorrido y que me parecía muy bonita…

Usted es de naturaleza tímida, pero en este deporte de relaciones públicas y amiguismos esa cualidad no casa bien… ¿Cómo se entrena?
Bueno, simplemente ya tiene uno que irse relacionando poco a poco, y cada vez se va soltando más.

¿Y qué le parece más duro, la atención a los medios o el subirse  a toda velocidad un puerto del Tour?
(Rictus de sonrisa). No, lo mío es la bicicleta y lo demás tengo que aprenderlo. Estamos en ello y tendré que saberlo llevar, porque no es fácil.

Sorprende su desparpajo sobre la bicicleta, las hechuras tácticas que ha mostrado, la madurez que ha desplegado siendo neoprofesional para ganar carreras en Italia…
No sé si es innato, igual sí nací con esa cualidad. Me he preparado poco para aprender lo que he aprendido. Aprovecho cada momento de mi vida en aprender algo, en incorporar cosas que no sé o que me faltan…Y poco a poco me voy haciendo.

¿De quién aprende más?
Hay muchos veteranos en el equipo y de cada uno de ellos aprendo algo. Y también aprendo mucho de los errores; en este caso los veteranos me aportan bastante. Estar con Pablo Lastras para mí es fundamental, por todo el conocimiento que él me brinca. Y luego los directores, Txente, Arri, que también estuvieron aquí y saben qué es ser ciclista y qué es ser director… Me aportan mucho. Y Eusebio [Unzué], claro, con su larga trayectoria…

¿Seguía mucho el ciclismo ante de alcanzar el profesionalismo? ¿Tiene alguna etapa mítica en su altar? ¿Algún momento mágico, inolvidable?
No, la verdad es que he venido de golpe al ciclismo y antes no sabía mucho de este deporte. Apenas he venido empapándome estos años y sobre la marcha voy aprendiendo…

Pero todo el mundo le señala como un corredor diferente, como una especie de elegido…
Yo lo escucho, reflexiono y luego tengo que trabajar mucho para llegar a hacer todo eso que me cuelgan. Porque aún dicen palabras muy bonitas y piropos que me hacen sentir bien. Pero queda aún convertirlo todo en realidad. Y trabajamos para ello.

Bio. Nairo Quintana (Cómbita, Colombia; 1990) venció el Tour del Porvenir de 2010 con apenas 20 años y no tardó mucho en concretarse su fichaje por el equipo Movistar, que vio en él aptitudes para metas más ambiciosas pese a su facilidad para la escalada. Sus primeros éxitos llegaron en su segundo año como profesional: la general de la Vuelta a Murcia (más una etapa), la general de la Ruta del Sur francesa (más una etapa), un triunfo de etapa en el Dauphiné galo, un éxito en el Giro della Emilia italiano... En 2013 venció en la Vuelta al País Vasco y en la Vuelta a Burgos, además de subir al podio del Tour.  Y en 2014, entre otros éxitos, su primer triunfo en una gran vuelta por etapas: el Giro de Italia.