Nadal, durante el encuentro
Nadal, durante el encuentro. (EFE)

El español Rafael Nadal, segundo favorito, se impuso al estadounidense Robert Kendrick, 90 del mundo, por 7-6 (6), 6-3 y 6-2 en su regreso al Abierto de Australia.

El jugador español, que faltó a la cita del pasado año debido a una artritis postraumática en su pié izquierdo, se impuso en dos horas y siete minutos al norteamericano, y se clasificó para la segunda ronda de este torneo.

En ella, se enfrentará ahora al vencedor del partido entre el alemán Philipp Kohlschreiber y el belga Kristof Vliegen.

El encuentro se retrasó debido a los tres sets que necesitó la rusa Maria Sharapova, primera favorita, para vencer a la francesa Camile Pin, por 6-3, 4-6 y 9-7.

Además se disputó con el techo retráctil cerrado en la pista Rod Laver Arena, debido a que por primera vez en esta edición se ha aplicado la regla de calor extremo a consecuencia de los 39 grados de temperatura que se han dado hoy en Melbourne Park.

Las conclusiones del español

"Llevaba dos días sin entrenarme demasiado bien y estaba con bastante desconfianza, pero me he encontrado mucho mejor, muy seguro con la derecha y todo esto me hace sentirme muy contento con este partido, en el que he estado muy serio en todo momento", dijo el español.

"Con mi servicio he estado también muy bien, con buena velocidad, y no he cedido un solo punto de ruptura y todo lo mas que me ha hecho es un 0-30, y eso que era un rival muy difícil, un "kamikaze" que se iba con todo a la red y cuyas subidas las he solventado bastante bien", añadió.

Nadal admitió que cuando supo que su encuentro contra Kendrick se disputaría bajo techo por las altas temperaturas no se sintió demasiado contento. "Pensé, 'peor', porque sería más rápido y más sencillo para los que sacan y suben, además no hay viento y me podía perjudicar pero no me preocupé mucho. Creo que en cualquier circunstancia el partido no hubiera cambiado demasiado", puntualizó.