Nadal regresa al pasado
Nadal, sacudiéndose el pelo tras ganar el partido.(Reuters)
Rafa Nadal debutó ayer en el Torneo de Hamburgo como cualquier apostante esperaría: sumando su victoria consecutiva número 78 sobre tierra batida (7-5 y 6-1). Pero no le fue sencillo subir un peldaño más en su récord absoluto, cuyo techo no se divisa: sufrió para dominar en el primer set al también español Óscar Hernández (número 69 en la lista mundial), que le disputó y casi le gana ese parcial. Después, el segundo se solventó rápido. Quizá tenía ganas de irse pronto al hotel para ver la final de la UEFA.

«Me ha sido difícil adaptarme a la pista alemana, pero luego todo salió mejor, cuando me acostumbré en el segundo set», dijo Nadal.

No habrá descanso para Nadal, que sigue dándose una paliza física sobre la tierra batida, día a día. Hoy será especial, le espera en octavos de final el ruso Igor Andreev, el último que le ganó sobre la superficie anaranjada. Sucedió el 8 de abril de 2005, en el Torneo de Valencia. Desde entonces, nadie más ha podido con Rafa en tierra. También estará en octavos de Hamburgo Carlos Moyá. El mallorquín estuvo casi eliminado por el checo Thomas Ber-dych, pero terminó ganando el partido (3-6, 7-5 y 7-6).

Federer sufre con Mónaco

Junto al debut de Rafa Nadal, las miradas de los aficionados estaban ayer puestas en el estreno del número uno mundial, el suizo Roger Federer. Eliminado muy pronto en Roma, Federer sigue su trayectoria irregular y ayer sufrió para derrotar al argentino Juan Mónaco (6-3, 2-6 y 6-4), que le puso en muchos aprietos durante el segundo set. «Al principio no estaba cómodo en la pista, pero logré entonarme. Soy optimista y espero poder encontrar mi mejor juego en las próximas rondas», declaró Federer.