La resonancia magnética a la que se ha sometido Rafa Nadal en un hospital de París para ver el estado de su tobillo derecho ha sido positiva. Era sólo para descartar cualquier complicación, pero era sólo un pequeño problemas y podrá estar en el torneo de Queens, que comienza hoy en Londres.

"No tiene importancia alguna. Se trata de una pequeña distensión", aseguró uno de los doctores. El mallorquín podrá jugar como siempre en este torneo sobre hierba , antesala del torneo de Grand Slam en Wimbledon.

Nadal se enfrentará con el ganador del encuentro entre el argentino Juan Martín del Potro, su primer escollo este año en París, y el sueco Thomas Johansson.

La citada resonancia magnética estaba programada hace dos meses y, por tanto, se trataba de una prueba rutinaria.

"Se le ha estado tratando con mesoterapia estos días y parece que ha evolucionado bien" (doctor Ruiz Cotorro)

El triple campeón de Roland Garros arrastraba unas molestias en el ligamento de ese tobillo desde el pasado lunes, y a pesar de que ha ido ganando sus partidos hasta conseguir el título ante el suizo Roger Federer, quiere acudir con garantías a Queens, donde el año pasado alcanzó los cuartos de final.

El jugador, tras acudir a la recepción en la embajada española en París celebró su triunfo con sus familiares y amigos en un restaurante cerca de legación española en la capital francesa, y tiene previsto viajar a Londres hoy, en el tren Eurostar.