Nadal se volvía a citar con Dimitrov en Montecarlo, su rival en la semifinal del año pasado, y curiosamente el resultado acabó siendo exactamente el mismo. De esta forma, el balear sumó su vigésimo tercer set consecutivo sobre la tierra batida monegasca y mostró su buena progresión en un torneo donde busca la duodécima corona.

Su rival, que ha caído en los últimos tiempos hasta el puesto 28 de la ATP, dio la cara en el primer parcial, donde no se rindió pese a verse 4-1 abajo tras encajar un 'break' tempranero. Así, volvió a la carga y logró devolverle jugada a un Nadal que no lograba encontrarse completamente cómodo con su servicio (4-4).

Sin embargo, el balear no permitió que su rival creciera más y, con 5-4 en el marcador, aprovechó la primera oportunidad que tuvo de cerrar el set al resto. Dimitrov acusó el golpe y acabó encajando cinco juegos consecutivos entre el final del primer set y el inicio del segundo (3-0) que esfumaron sus esperanzas.

El número dos del mundo ya no dejó ni una vía libre y cerró por la vía rápida su duodécima victoria en 13 enfrentamientos contra el jugador de Haskovo. Su siguiente rival será Pella, que recientemente levantó en Sao Paulo el primer título ATP de su carrera. El argentino intentará mejorar tras ser arrollado por Nadal en sus dos duelos precedentes en Roland Garros 2018 (6-2, 6-1, 6-1) e Indian Wells 2017 (6-3, 6-2).

Además, también sacó billete a cuartos Novak Djokovic tras imponer su autoridad ante el joven estadounidense Taylor Fritz (6-3, 6-0). Su siguiente rival será el ruso Daniil Medvedev, que confirmó su buen momento deshaciéndose en tres sets de Stefanos Tsitsipas (6-2, 1-6, 6-4).