Volvió Don Rafael Nadal
El español Rafa Nadal derrotó al búlgaro Grigor Dimitrov, en un épico encuentro por 6-3, 5-7, 7-6 (5) 6-7 (4) y 6-4, y se clasificó para disputar por cuarta vez la final del Open de Australia, donde se enfrentará contra el suizo Roger Federer, en busca de su 15 título del Grand Slam. Dean Lewins / EFE

Rafa Nadal, número uno mundial del tenis, afrontó otro maratoniano partido y superó en un desempate tras cinco sets al austriaco Dominic Thiem en los cuartos de final del Abierto de EE UU.

El vigente campeón del US Open vivió un épico duelo en la pista principal de Flushing Meadows, donde el noveno favorito lo barrió en el primer set y, a pesar de la remontada, lo presionó durante 4 horas y 49 minutos, forzando dos tie-breaks decisivos.

A Nadal, que finalmente venció por 0-6, 6-4, 7-5, 6 (4)-7 y 7-6 (5) en el partido más largo hasta ahora del torneo, le espera en la siguiente ronda Del Potro, tercer clasificado en el ránking de la ATP, que se impuso al estadounidense John Isner por 6 (5)-7, 6-3, 7-6 (4) y 6-2.

No es la primera vez que el balear gana así: a lo Nadal. El de Manacor ya es un experto en estas lides que, casi siempre, acaban con final feliz para él, ya que ha ganado cuatro de sus cinco partidos de más duración. Estos son los partidos más largos de Rafa.

5 horas y 53 minutos. Una de las grandes finales de Gran Slam de la historia. El balear cayó ante Djokovic en la final de Australia 2012.

5 horas y 14 minutos. En una tremenda batalla, el balear derrotó en la final de Roma 2005 a Guillermo Coria. Eso ocurrió hace 13 años, cuando Rafa era aún el germen de lo que sería después.

5 horas y 10 minutos. Otro de los partidos más largos para Nadal fue el que vivió en las semifinales del Abierto de Australia de 2009. Su rival, Verdasco, en el mejor momento de su carrera, no pudo tampoco con el mallorquín, que acabó ganando el título ante Federer.

5 horas y 5 minutos. De nuevo en el Foro Itálico, pero esta vez ante Federer y un año después que contra Coria, en 2006, Nadal lucho hasta la extenuación para derrotar al suizo y alzarse con el título.

4 horas y 56 minutos. Otro agotador partido para Rafa, esta vez ante el búlgaro Dimitrov en 2017, esta vez para meterse por cuarta vez en la final de Open de Australia, a la que no llegaba desde hacía tres años. El balear peleó con todo y ganó dos desempates decisivos.