Rafa Nadal
Rafa Nadal celebra un punto ante Ljubicic. EFE

El tenista español Rafa Nadal se ha clasificado para los cuartos de final del torneo de Roland Garros, segundo 'grande' del año, dando un paso más hacia su sexto entorchado en París al doblegar en tres sets al croata Ivan Ljubicic.

El número uno del mundo superó al balcánico por 7-5, 6-3 y 6-3 tras dos horas y 26 minutos de juego demostrando que día a día mejora y parece haber olvidado su complicado debut ante John Isner, frente al que necesito cinco sets.

El viento deslució algo el juego este lunes

El manacorí saltó a la Philippe Chatrier más entonado que su adversario, en una jornada muy ventosa, y no tardó en plasmarlo en el marcador al aprovechar su segunda bola de 'break' para ponerse en ventaja en el tercer juego.

Sin embargo, no estaba demasiado sólido con su saque y permitió al veterano croata devolver las tablas al marcador (3-3). Nadal tuvo que volver a empezar e imprimió más agresividad a su juego para hacer frente al potente saque de Ljubicic, que rompió en el undécimo juego (6-5) para llevarse el primer set.

En el segundo parcial, el balear logró más velocidad con su 'drive' y dominó más los puntos, desquiciando a Ljubicic una vez que le arrebató el saque en el séptimo juego. A partir de ahí, Nadal fue superior y encadenó cuatro juegos consecutivos para adjudicarse la manga.

Trabajada victoria

De todos modos, no pudo mantener su alto nivel en los primeros compases del último set y aunque logró la primera renta, 3-1, concedió de inmediato tres bolas de 'break' a su rival y sólo pudo salvar dos, por lo que cedió momentáneamente su renta.

Nadal va recuperando su mejor versión

Aunque Nadal estaba decidido a sentenciar el choque lo antes posibles y logró un nuevo 'break' en el sexto juego (4-2) ante el verdugo de Fernando Verdasco que terminó siendo definitivo para sellar su pase a cuartos de final.

A pesar de haber estado irregular, Nadal va recuperando su mejor versión y se medirá al sueco Robin Soderling, que acabó con Simon en tres sets (2-6, 3-6 y 6-7), al que venció en la final del pasado año, pero que ha sido el único en vencerle en el Bois de Boulogne —en los octavos de 2009—.

"El comienzo del segundo set fue malo, pero me solté, cogí el ritmo con el 'drive' sin hacer casi nada. Eso he cambiado y éste es el camino a seguir. Debo jugar con más alegría para enfocar la recta final del torneo", aseguró en declaraciones a RTVE.

El número uno del mundo lamentó haber tenido enfrente un rival que corta "mucho el ritmo" porque "falla dos bolas y después hace un ganador". "Si no juegas perfecto, Ljubicic no es el más adecuado para coger el ritmo aunque afortunadamente lo he solventado en tres sets. Ha sido una pena no definir el primero antes porque sufrí más de lo previsto", apuntó.

Por otra parte, sabe que ante Robin Soderling será "el test más complicado" hasta ahora en París. "O juego bien o me voy a Mallorca o a Queens. Estos partidos son complicados, tengo que jugar bien para tener opciones", explicó.

Ferrer se despide ante Monfils

Peor suerte corrió el español David Ferrer, que se despide de Roland Garros en octavos de final al caer en cinco mangas ante el local Gael Monfils, en la reanudación de un partido que tuvo que aplazarse por falta de luz.

El alicantino, campeón este curso en Auckland y Acapulco, no pudo frenar al parisino y se despidió por 6-4, 2-6, 7-5, 1-6 y 8-6, dejando a Rafa Nadal como único representante de la 'Armada' en los cuartos de final del Abierto francés.

La falta de luz obligó a la organización a aplazar el partido con 6-4, 2-6, 7-5 y 0-2 en el marcador. El número siete del mundo reanudó el encuentro en el cuarto set con 2-0 a su favor y no tardó en adjudicarse la manga gracias a dos 'breaks' consecutivos que le permitieron ponerse con 5-0 y llevarse el parcial por la vía rápida.

Necesitó emplearse a fondo en el set definitivo

Sin embargo, necesitó emplearse a fondo en el set definitivo después de permitir a Monfils, que en todo momento arengó al estilo de la Copa Davis a su afición, que se pusiera en ventaja con una rotura en el cuarto juego (3-1).

A pesar de ir a remolque en todo el set, 'Ferru' ofreció su mejor versión en el noveno juego. Tras una 'caña', Monfils gozó de sus dos primeros 'match points', pero el alicantino los salvó, el segundo con un increíble 'drive' a la línea tras un intenso peloteo.

De todos modos, Ferrer no pudo culminar la remontada y aunque salvó otro bola de partido, permitió al galo ponerse con 0-40 en el decimocuarto juego y ahí Monfils ya no dudó y selló el pase a la siguiente ronda, donde se medirá con el exnúmero uno del mundo Roger Federer.

Al término del encuentro, el pupilo de Javier Piles lamentó haber fallado "tres derechas seguidas" en los últimos compases del partido. "Eso me hizo mucho daño. No se puede fallar tal y como estaba el partido", aseguró en declaraciones a RTVE, al tiempo que deseó suerte a Rafa Nadal a quien sigue considerando "el favorito".