Rafa Nadal
Rafa Nadal celebra uno de sus puntos en el partido ante Mardy Fish de la Copa Masters. Roger Parker / EFE

El tenista español y número dos del mundo, Rafael Nadal, se impuso en su debut en la Copa Masters, que se disputa en el O2 de Londres, ante el estadounidense Mardy Fish en tres sets, por 6-2, 3-6 y 7-6 (3), por lo que se coloca en primera posición del grupo igualado con el suizo Roger Federer.

El mallorquín comenzó el partido muy incómodo, sin encontrarse del todo a gusto sobre la pista, hasta el punto de tener que pedir la presencia del fisio tras el calentamiento. Pese a ello, Nadal supo mantener la calma y empezar dominando el partido aprovechando los nervios del americano.

Nadal no parece en su mejor momento físico y pasó muchas dificultades

Desde el primer juego del partido, Nadal mandaba en el encuentro con una rotura. Fish no encontraba su juego y se basaba en su potente saque para ganar los puntos, pero Nadal ponía bastante oposición al resto y se lo ponía complicado. A partir del cuarto juego, con un 3-1 a favor, el mallorquín ya se había adaptado a la pista y había olvidado sus problemas físicos.

Nadal ponía rumbo hacia la victoria en la primera manga y no tardó demasiado en conseguirlo. Fish seguía cometiendo muchos errores no forzados y volvía a ceder su servicio para que el español se colocara con 5-2 y acabara cerrando el primer set con un 6-2.

Fish sabía que necesitaba un cambio de actitud si quería tener alguna opción de victoria y lo intentó al inicio del segundo set. El americano ganó su saque y presionó el servicio de Nadal hasta el punto de conseguir un 'break' para colocarse 2-0 a favor.

Era el momento de ver cómo reaccionaba Nadal encontrándose por debajo en el marcador y el mallorquín volvió a demostrar su experiencia en este tipo de torneos, presionando todos los servicios de Fish. Pese a ello, el estadounidense parecía totalmente diferente al del primer set y seguía muy firme su camino hasta el 4-1.

En los últimos juegos del set, al americano le entraron los nervios tras fallar una bola de 'break' en el sexto juego del partido y, sobre todo, tras perder cuatro bolas de set al resto, con 5-2 a favor. Nadal supo sobrellevar la situación y llegó a disponer de una oportunidad de rotura en el último juego, pero Fish se acabó imponiendo y se llevó el set por 6-3.

En la definitiva manga, Nadal continuó con la progresión que había llevado al final del segundo y comenzó rompiendo el saque de Fish a las primeras de cambio (2-0). Sin embargo, el americano se rehizo después de que Nadal tuviera que pedir un tiempo para acudir al vestuario y le dio la vuelta al marcador con dos 'breaks' (2-3).

Ninguno de los dos se encontraba cómodo con su juego y Fish volvía a ceder su saque (3-3). Parecía que el partido se lo llevaría el que supiera calmar los nervios en los momentos clave porque los dos pasaban muchos apuros con sus servicios. Ahí fue cuando Nadal tiró de experiencia, al saber esperar su momento para atacar. Corría el décimo juego del set con 5-4 a su favor, cuando dispuso de dos bolas de partido al resto, pero Fish las salvó.

El encuentro estaba tan igualado que llegó, casi por condena, al 'tie-break'. Nadal comenzó bien, haciéndose con un parcial de 4-1, y supo mantener la diferencia para acabar llevándoselo con un 7-3.