Nadal celebra la victoria
El tenista manacorí sonríe tras la victoria cosechada en Wimbledon ante Berdych AGENCIAS

El español Rafael Nadal se colocó este viernes en las semifinales masculinas de Wimbledon tras fulminar en la pista Central al checo Tomas Berdych, séptimo favorito, en dos horas y siete minutos por 7-6 (1), 6-4 y 6-2.

Nada más sellar la victoria, un Nadal visiblemente satisfecho, y que lanzó a las gradas su muñequera, confesó que se sentía "muy contento" con el resultado y con su juego, y explicó que se mantuvo durante todo el duelo contra el checo "muy concentrado".

El jugador lamentó las condiciones del duelo y reconoció que el fuerte viento hizo "muy difícil" sentir la bola.

Estoy muy contento, durante todo el partido estuve muy concentrado. El fuerte viento hizo muy difícil que sintiera la bola" (Rafa Nadal).

Tras un primer set de jugadas largas y en el que Berdych parecía prometer más, Nadal logró sentar precedente y en 58 minutos ambos jugadores recurrieron al desempate
que se anotó sin problemas el segundo favorito por 7-6 (1).

El español rompió el servicio del checo en el segundo juego de esta manga inicial aunque el campeón de Halle le devolvió la rotura en el tercero.

Fue una manga muy igualada, sobre todo al principio, en la que el balear salvó cuatro bolas de rotura, cometió seis errores no forzados, cuatro menos que su rival y tuvo cinco puntos de set antes de sellar este parcial.

Fue una advertencia. Nadal rebosaba confianza y continuó moviéndose con soltura en el segundo examen, en el que asumió las riendas desde el principio e hizo gala de un poderoso servicio.

El mallorquín rompió al tenista checo en una ocasión, desaprovechó tres ocasiones de rotura, anotó 12 golpes ganadores y perdió 2 bolas de set en el 5-3.

Su determinación, sin embargo, no se quebró en esta manga. El balear, que en este parcial de 40 minutos cometió ocho errores, dos menos que Berdych, aprovechó su saque, volvió a disponer de otros dos puntos de set en el 5-4, 40-15 y rubricó por derecho un 6-4.

Despliegue de golpes en el tercero

La buena racha no se evaporó y Rafa también inauguró el tercer set tomando la iniciativa. Empezó rompiendo el servicio del séptimo favorito, cada vez más descentrado ante las potentes embestidas de un Nadal enfilado a por la victoria, que no bajó la guardia y que a cada punto se crecía un poco más.

El de Manacor continuó con un despliegue de golpes demoledores ante un desorientado Berdych que dejó dos juegos en blanco.

El tres veces campeón de Roland Garros dejó escapar un punto de partido en el 5-1, que remontó el jugador checo y de nuevo el español volvió a gozar de dos nuevas bolas en un set que se llevó por 6-2.

El número dos del mundo, que este viernes sumó 39 golpes ganadores, tendrá como próximo rival al serbio Novak Djokovic, cuarto cabeza de serie, al imponerse al chipriota Marcos Baghdatis, décimo favorito, por 6-7, 6-7, 7-6, 6-4 y 5-7.