Nadal acecha el récord de John McEnroe
Rafa Nadal, devolviendo una bola ayer en Roma. (Tedeschi / EFE)
Rafa Nadal sigue su itinerario por los torneos de tierra batida quitándose de en medio a todo aquel que se le pone por delante. Ayer, en su estreno en el cuadro individual del Másters Series de Roma, el de Manacor se impuso, por 6-4 y 6-2, al italiano Daniele Bracciali, alcanzando así  su victoria consecutiva número 73 sobre tierra.

Este triunfo de Nadal, de 20 años, le acerca al récord total de victorias sobre cualquier superficie (75), en poder del estadounidense John McEnroe (septiembre 1983/ abril 1985), que lo hizo sobre pista sintética.

El tenista español comenzó muy bien con un 3-0 ante el 125 del mundo que, sin embargo, reaccionó en el cuarto juego rompiéndole el saque al balear. Bracciali llegó a acercarse hasta el 4-3.

A partir de ahí, el bicampeón de Roland Garros (2005 y 2006) empezó a soltar sin compasión sus incómodos golpes cargados de efecto y destrozó al tenista transalpino.

Mejor jugador del año

Nadal, que por ahora es el mejor jugador del año, por delante del mismísimo Roger Federer, lleva desde abril de 2005 sin conocer la derrota sobre la superficie anaranjada y hoy se medirá en octavos de final al ruso Mikhail Youzhny, que se deshizo del belga Olivier Rochus.

El mismo desenlace, aunque con guión diferente, siguió Tommy Robredo. El catalán superó a Óscar Hernández, por 7-5, 4-6 y 6-1, en un partido muy disputado y plagado de intensidad.

Robredo jugará hoy contra el francés Giles Simon, que eliminó a Guillermo Cañas,por 7-6 y 6-4. Por su parte, Albert Montañés perdió ante Tomas Berdych, por 7-6 y 6-3.

Mareos antes y después del partido 

El tenista balear Rafael Nadal, con un semblante bastante más serio a lo que es habitual en él, desveló ayer que antes del encuentro contra el italiano Bracciali no se encontraba muy bien y que después del mismo aún seguía sin estar «en el mejor momento». «Esta mañana (por ayer) estaba mareado, aún lo estoy, y tuve que ir al médico. Me dijo que no era nada, es algo que no me preocupa y espero recuperarme para mañana (por hoy), pero a lo mejor vuelvo al médico», dijo el número dos del tenis mundial, que hoy jugará contra el ruso Youzhny.