Nacho Monreal
Nacho Monreal. Luis Grañena

Julen Lopetegui sorprendió a casi todos, incluyendo el nombre de Nacho Monreal en la lista de 23 convocados para el Mundial de Rusia 2018, por delante de Marcos Alonso y Marc Bartra. La explicación a esa confianza la dio mucho tiempo antes Arsène Wenger, definiendo a uno de sus pupilos favoritos: "Le tengo una gran confianza. Puede que no reparéis en él porque no puede jugar en la selección inglesa o porque no se distingue por hacer nada raro. Puede que no esté mucho tampoco en las redes sociales, pero nuestra profesión tiene que ver con el rendimiento. Me gustan los líderes silenciosos. Esos que llegan, trabajan, rinden bien y vuelven al día siguiente para hacer lo mismo".

Este fan de la saga de 'El Señor de los Anillos', que hubiese sido comercial de no haber hecho carrera en el fútbol, demostró su propensión al riesgo en los negocios, participando como socio en la creación del mayor club de pádel de Inglaterra. Soñó con ser Michael Laudrup, pero donde no llegó el talento sí lo hizo la constancia para ser una auténtica referencia en el Arsenal, tras su paso por Osasuna y Málaga. Siempre llevó Pamplona en el corazón y recuerda como uno de los retos más difíciles de su carrera jugar ante 18.000 espectadores en El Sadar. 

Monreal protagonizó una sonada campaña  junto al director de orquesta Pablo Urbina, llamada 'Make it Real', que narraba la historia de dos navarros que estudiaron en el colegio Maristas de Pamplona. Ambos cumplieron su sueño de triunfar en Londres. El de Monreal continúa en Rusia, donde el cielo del futbolista espera.

El perfil menos conocido de los españoles