El estadio de La Rosaleda se ha convertido esta temporada para el Málaga en el verdadero pilar sobre el que apoyar la ilusión del retorno a Primera División. Allí, el conjunto que entrena Juan Ramón Muñiz ha disputado 12 encuentros, saldados con nueve victorias, dos empates y una sola derrota.

En total, el Málaga ha sumado en su feudo 29 puntos, nueve más que a domicilio. Pese a los tropiezos fuera de La Rosaleda, el último el pasado domingo en Ipurúa ante el Éibar (1-1) cuando el triunfo estaba en el bolsillo, el equipo blanquiazul se mantiene segundo en la tabla (49 puntos), a cinco puntos del líder, el Numancia, y con  siete de ventaja sobre el Sporting de Gijón, que cierra la zona de ascenso.

Pero además de la fortaleza en casa, hay una serie de claves en el buen momento del Málaga.

Juan Ramón Muñiz: El técnico asturiano mantuvo al equipo en Segunda la campaña anterior y es el principal responsable de la planificación de la plantilla esta temporada, con cargo también de director deportivo. Acertó de pleno en los fichajes y ha sabido transmitir a la perfección lo que quiere de cada uno de sus jugadores.

Weligton: Es el jefe de la defensa del Málaga. Cedido por el Grasshopper suizo, su fichaje le costaría al Málaga 500.000 euros. Su agente, Arturo Fernandes, ha asegurados que tiene ofertas de Primera.

Antonio Hidalgo: El catalán es vital en el centro del campo. Además tiene gol: ya ha metido siete.

Nabil Baha: El delantero marroquí lleva ocho goles y es el máximo realizador del Málaga.