Con esta derrota, los ilerdenses quedan hundidos en el pozo de la clasificación. Empezó muy bien el conjunto visitante, que en el minuto 13 de partido ya ganaba por 0-1, obra de Goitom. Sin embargo, el partido no fue precisamente un festival de oportunidades del Ciudad de Murcia. Más bien tuvo pocas, pero supo aprovecharlas. Con la ventaja inicial, los nervios de las últimas jornadas aparecieron en el equipo local. En el minuto 62 Piti marcó el segundo, pero sólo uno después Bilic recortó distancias al anotar de penalti. La remontada era posible, pero la expulsión de Pelegrí por roja directa en el minuto 71 terminó hundiendo a los locales, que lo intentaron más con el corazón que con la cabeza.