El Murcia ha enfilado un camino peligroso. Hace unos días, su cerrojo no bastó para sumar un punto ante el Villarreal; este miércoles sucumbió en casa ante otro recien ascendido, el Almería.

Mal juego de los hombres de Alcaraz y mala imagen, pues terminaron desquiciados y con dos jugadores menos. El pésimo Turienzo tuvo la culpa de ello.

El Murcia empezó bien, dominando y creando ocasiones: Baiano y Regueiro estuvieron a punto de marcar pero el luminoso continuó o a cero. Poco a poco, los de Emery comenzaron a imponer su ritmo hasta que, a cinco minutos para el final de la primera parte, Melo marcaba el 0-1, a la postre definitivo.

Pésimo arbitraje

La segunda parte quedó marcada por la actuación de Turienzo Álvarez. El trencilla sacó la segunda tarjeta amarilla a Gallardo por quitarse la camiseta para demostrarle que no había tocado el balón con la mano (hecho por el que le había enseñado la primera amarilla), y después le tocó a Regueiro visitar el vestuario, por llamar caradura al colegiado.

Desquiciado en la banda, Alcaraz no pudo hacer nada por remediar el asunto y el Murcia terminaría cayendo sin ofrecer muchas resistencia y con la grada volcada contra el árbitro, que se cargó el partido y tuvo que abandonar el campo escoltado por las fuerzas de seguridad.

Ficha técnica.

0 - Real Murcia: Notario, Mejía, Peña, Pignol (Iván Alonso, m.85), Arzo, Movilla, Gallardo, Regueiro, Goitom, Richi (Abel, m.70) y Baiano (Íñigo, m.76).

1 - Almería: Cobeño, Carlos García, Acasiete, Mané, Juanito, Soriano, Kalu Uche, Crusat, Bruno (Aitor, m.65), Felipe Melo (Corona, m.72) y Juanma Ortiz (Natalio, m.68).

Gol: 0-1, m.41: Felipe Melo.

Árbitro: Turienzo Álvarez (colegio Castellano Leonés). Expulsó por doble amonestación a Gallardo y Regueiro por el Real Murcia. Mostró cartulinas amarillas a Mejía, Peña y Pignol por los locales, y a Bruno y Juanma Ortíz por los visitantes.

Incidencias: encuentro correspondiente a la sexta jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio Nueva Condomina ante unos 24.250 espectadores, 500 de ellos del Almería que visitó por primera vez en su historia al Murcia en Primera división.