Circuito de Ponferrada que acogerá los Mundiales de Ciclismo
Los exciclistas Igor Astarloa, Miguel Indurain, Pedro Delgado y Óscar Freire (de izquierda a derecha) ruedan en diciembre de 2013 por una de las calles que formarán parte del circuito de los Mundiales de Ciclismo 2014. JOSU GARAI

La localidad leonesa de Ponferrada, capital de la comarca de El Bierzo, acoge entre este domingo 21 y el próximo, día 28, los Mundiales de Ciclismo 2014. El séptimo mundial con sede en suelo español (el último precedente fue Madrid, en 2005, con victoria para el belga Tom Boonen) ha acabado despejando todas las dudas que amenazaron la continuidad del proyecto gracias al aval de la Junta de Castilla y León.

Dudas fundamentalmente de índole económica, tras el retraso inicial para hacer frente a los pagos del canon, fraccionado, que exige la Unión Ciclista Internacional a la hora de conceder las sedes. En Ponferrada, algo que no pudo hacer la población castellanoleonesa un año atrás en el apartado de recorridos, la estadounidense Richmond expondrá el relevo del año que viene.

Ponferrada organizará el séptimo mundial "español". Sin oros, Ocaña ganó un bronce en Barcelona 1973 y Valverde una plata en Madrid 2005

Pero eso es futuro y el presente está en Castilla y León. Durante una semana, la élite del ciclismo mundial masculino y femenino (absoluto, sub-23 y júnior), los grandes nombres del presente y muchos de los del mañana, pugnarán por los títulos en línea y contrarreloj. Aunque la cita, en una "novedad" que se estrenó en 2012 en los Mundiales de Valkenburg, arrancará con las contrarrelojes por equipos comerciales, masculinos y femeninos. Los dos primeros oros de los doce que se pondrán en juego en suelo berciano. Un Mundial que, sin oponentes, le llegó directamente a Ponferrada gracias a una candidatura anterior. Y fallida.

El circuito

Lejos de las intenciones iniciales del proyecto, que promovían un circuito de tendencia montañosa, e incluso una cronoescalada para dilucidar el título en la lucha contrarreloj, los circuitos han sido dulcificados por imperativo de la Unión Ciclista Internacional. Ponferrada sí permitía, por ubicación geográfica, explorar otras realidades altimétricas. Finalmente la propuesta queda en 4.300 metros de desnivel acumulado. Ningún paseo. Aunque tampoco nos encontramos frente a unas dificultades como las de Duitama (Colombia) en 1995. El Mundial del puerto de Cogollos y sus 6 kilómetros de subida "tropical" con kilómetros por encima del 10% y cima a más de 2.800 metros; el Mundial de los 17 llegados a meta y el oro de Olano tras el marcaje de Indurain a Pantani. Una especie de Grial, con permiso de Sallanches 1980 y Bernard Hinault desatado, de la lucha sin cuartel y ciclismo del bueno. Tres medallas, oro, plata y bronce, entre esas dos citas duras para el ciclismo español.



Quizás aquel de Duitama fue el último gran mundial de dureza extrema; objeto de culto de los aficionados y de los foros. Desde entonces, salvo el de Zolder (Bélgica) que ganó el italiano Mario Cipollini, los trazados han sido más suaves, más amables dentro de la tiranía del gran fondo. Al menos, si había buenos mimbres, los desaprovechaban. Salvo en Mendrisio, han sido años en los que las subidas son menos imponentes. Se busca la erosión y no el impacto directo. Como queriendo hacer bueno eso de que a las pruebas en ruta también las conocen como de "fondo en carretera". En Ponferrada, por otro lado, bastante sintomático, los 254,8 kilómetros de la prueba reina del domingo serán la distancia más larga que recorra una prueba ciclista en España en 2014.

El circuito de 18,2 kilómetros, al que los ciclistas deberán dar diferente cantidad de vueltas en función de la categoría en liza, presenta una primera subida larga de algo más de cinco kilómetros. El ascenso al repecho de Confederación nunca supera el 8% y tiene varios descansos, pero desgastará. Más exigente, y corto, es el repecho de Mirador, poco más de un kilómetro pero con rampas del 10%. Las dos subidas abrazan los pagos del embalse de Bárcena (hay un tercer repecho, de gran pendiente pero de menos entidad entre las dos), pero la segunda es la ideal para lanzar ataques porque una vez se corona se inicia un descenso rápido hasta la zona de meta.

Programa de competiciones y españoles

Domingo 21 de septiembre

Contrarrelojes por equipos comerciales. Primero las mujeres (sobre 36,1 kilómetros) y después los hombres (57,1) sobre un circuito de tendencia plana donde no faltan los repechos.

Lunes 22 de septiembre

Las contrarrelojes siguen su disputa con la celebración de la individual júnior femenina (13,9 kilómetros) y la sub-23 masculina (36,1 kilómetros). En la primera serán de la partida la salmantina Julia Rodríguez y la zamorana María Calderón, ambas debutantes. El cántabro Mario González  y el toledano Juan Camacho, compañeros en el Specialized-Contador que apadrina Alberto Contador afrontarán la segunda.

Martes 23 de septiembre

Nueva jornada de contrarrelojes con la crono júnior masculina (29,5 km) y la femenina élite (29,5 kilómetros). El balear Xavier Cañellas y el navarro Diego López lucharán por las medallas en una categoría siempre impredecible. La gaditana Belén López  y la alavesa Lourdes Oyarbide lucharán por unas medallas que se antojan difíciles. Tal es el peso del panorama femenino ciclista español a nivel global.

Miércoles 24 de septiembre

La crono élite masculina, en la que compiten el vizcaíno Jonathan Castroviejo (Movistar) y el guipuzcoano Markel Irizar (Trek), cierra el ciclo de la lucha individual contra el reloj en los Mundiales de Ponferrada. El gran favorito en los 47,1 km es el alemán Tony Martin (Omega Pharma Quick Step), ganador de los últimos tres títulos; un favoritismo aún mayor por la renuncia del suizo Fabian Cancellara, al que aspira igualar.

Viernes 26 de septiembre

La madrileña Rocío del Alba García, la cántabra Coral Casado, la valenciana Cristina Martínez y, tras haber hecho la crono el lunes, la zamorana María Calderón defienden los intereses españoles en una prueba, el fondo júnior femenino,  de 72,8 kilómetros (cuatro vueltas a un circuito de 18,2 km).

En la siempre muy disputada prueba en línea masculina sub-23, una constante alternativa llena de ataques, de las pruebas más vistosa de los mundiales año tras año, parten el leonés Miguel Ángel Benito, el alavés Imanol Estevez, el cántabro Mario González, el guipuzcoano Mikel Iturria y el catalán Marc Soler. Los corredores deberán dar 10 vueltas a un circuito de 18,2 kilómetros para completar 182.

Sábado 27 de septiembre

Sobre 127,4 kilómetros, siete vueltas al circuito oficial, y con todas las miradas puestas en la ambiciosa holandesa Marianne Vos, favorita a todo lo que compita, la delegación española ofrece para el fondo femenino un equipo de tres capitaneado por la valenciana Anna Sanchís y con dos jóvenes de mucho futuro a las que hay que vigilar, como la riojana Sheyla Gutiérrez o la guipuzcoana Ane Santesteban.

Los júnior masculinos deben recorrer idéntico kilometraje. En acción, el murciano Miguel Ángel Ballesteros, el vizcaíno Gotzon Martin, los mallorquines Xavier Cañellas y Jaume Sureda y el madrileño Diego Pablo Sevilla.



Domingo 28 de septiembre

Llega el fondo masculino élite. La prueba reina. Serán 254,8 kilómetros los resultantes de las 14 vueltas al trazado de 18,2 kilómetros. No será fácil que Portugal pueda revalidar su título de 2013 con Rui Costa ante los equipos de Australia (Simon Gerrans y Michael Matthews en un buen bloque), Reino Unido (Chris Froome, Geraint Thomas,), Italia (Nibali, De Marchi), Alemania (Degenkolb, si se recupera de unos problemas surgidos en la Vuelta, donde ganó cuatro etapas), Bélgica (Tom Boonen, Philip Gilbert, Jan Bakelants... un equipazo), Holanda (Bauke Mollema, Wout Poels, Wilco Kelderman), Colombia (Rigoberto Urán) o Francia (Nacer Bouhanni, Tony Gallopin). O Peter Sagan, nombre propio dentro de una Eslovaquia que compite con tres corredores.

En el recuerdo, la impotencia del título mundial que se acarició en los Mundiales de la Toscana 2013 con Purito, pero que fue para Portugal

España corre en casa, lo hace con 9 ciclistas (en función del ranking y sus méritos los países compiten con equipos de 9, 6, 3 o 1) y los últimos mundiales no han resultado como se esperaban pese a los buenos resultados. Un año atrás, en la Toscana, Purito rozó el oro, pero acabó siendo plata por un fallo táctico, o la falta de fuerzas de Alejandro Valverde, quien fue bronce.

El murciano será el líder de este equipo y tras una larga temporada llega a Ponferrada como el ciclista que más medallas mundiales posee, cinco (dos platas y tres bronces), y en busca de un oro que se le resiste. Junto a él, un buen bloque del Movistar: Jon Izagirre, Jesús Herrada, Jonathan Castroviejo e Imanol Erviti, siempre discreto pero el cimiento indispensable de cualquier equipo por sus dotes pretorianas. Purito Rodríguez será la segunda baza. Dani Navarro, Luis León Sánchez y Dani Moreno completan el equipo de Javier Mínguez. Un equipo veterano, cuya media ronda los 30 años (exactamente 29,8; no la supera porque Erviti y Sánchez cumplen los años en noviembre).