Ronaldinho
Ronaldinho con un aficionado brasileñol. (Reuters) Reuters

Para muchos Beckham va a seguir siendo el gran ‘crack mediático’, pero cuidado.

Para Becks será su último Mundial y cada vez Wayne Rooney puja con más fuerza. No debutará, pero en cuanto se recupere de su lesión será uno de los jóvenes más seguidos. Tiene pegada y desparpajo.

Wayne Rooney durante el entrenamiento. (Reuters)En Argentina el gran mimado es Lionel Messi, Leo para los amigos.

Su fútbol impresiona y en la albiceleste esperan mucho de este humilde chico que ya parece llevar toda la responsabilidad del equipo, aunque tenga compañeros más veteranos. Es su primer Mundial.

En Brasil Ronaldo ha bajado muchos enteros en detrimento de Ronaldinho, la magia de sus pies y simpatía natural está por encima del resto de brasileños.

También centran la atención otros como Kaká.

En España, aunque Torres se lleve buena parte de las instantáneas hay otros muchos.

Cesc, Reyes, Casillas o incluso Villa acaparan la atención de las marcas y los fotógrafos.

Raúl, pese a ser el capitán, parece tener más peso específico fuera del territorio nacional. Dentro ha perdido fuerza porque su fútbol ya no es el que era.

En Francia aún Zidane se llevará parte del protagonismo, es su gran despedida, aunque todos miren a Henry, que no ha destacado tanto como icono o futbolista mediático.

El póster gigante de Messi, dentro del estadio. (Efe)En Portugal, Figo ha dejado paso a Cristiano Ronaldo, más seguido entre los lusos por su imagen que por su fútbol, pues todavía tiene que demostrarlo.

En Alemania, grandes nombres como Kahn caen en detrimento de otros como Ballack.

En Italia ya no tienen a nadie de la personalidad de Baggio o Vieri y algunas miradas se centran en Totti, buen goleador pero poco dado a los grandes gestos.

En Holanda Van Nistelrooy sigue siendo el jefe.

No hay que olvidarse de otros jugadores, los africanos, cuyo nombre ya se conoce en medio mundo. Drogba o Essien pueden subir enteros en el gran escaparate.

En otros países siguen estando los clásicos: Nedved con los checos, Ljunberg con los suecos y Shevchenko con Ucrania. Pero el césped está abierto, las cámaras de televisión están encendidas.

Cualquier detalle les puede lanzar a la fama Mundial: Bebeto y la celebración a su bebé, los remates de Higuita, los años de Milla, Amokachi y su Nigeria, el coreano Caballo Loco, la rabia de Gascoigne y otros muchos han pasado al olvido, pero el Mundial les convirtió en mitos.

Aún tenemos en mente los gritos de Maradona frente a la cámara.

    NOTICIAS RELACIONADAS

  • Todo listo en Múnich, el balón se convierte en protagonista
  • Las mujeres en las gradas
  • Las posibles revelaciones del Mundial, una a una
  • Los apodos de las selecciones del Mundial