Mullera, bronce en obstáculos tras la descalificación de Mekhissi por quitarse la camiseta

  • El francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad se quitó la camiseta en los últimos metros, cuando ya se sabía el ganador de la prueba.
  • No fue sólo la falta de respeto hacia sus rivales que denunciaron Mullera y Sebastián Martos, sino el incumplimiento del reglamento de la IAAF.

Ángel Mullera recibirá "sin ningún cargo de conciencia" la medalla de bronce en 3.000 metros obstáculos tras la descalificación del ganador de la final europea, el francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad, que creía haber logrado su tercer título consecutivo pero cometió una infracción reglamentaria. Tras abandonar la última ría, el francés vio tan clara su victoria que se quitó la camiseta y cruzó la meta desnudo de cintura para arriba.

No fue sólo la falta de respeto hacia sus rivales que denunciaron Mullera y Sebastián Martos, sino el incumplimiento del artículo 143 del reglamento de la IAAF, que dice: "en todas las competiciones los atletas deben usar vestimenta que esté limpia, diseñada y llevada de forma que no sea ofensiva. (...). Cada atleta debe ir provisto de dos dorsales que durante la competición debe llevar puestos de modo visible sobre el pecho y la espalda".

El fallo de Apelación entregó el oro a otro francés, Yoann Kowal, que había entrado segundo con 8:26.66, y el bronce a Mullera, que llegó cuarto con 8:29.16, su mejor marca del año. Martos progresa hasta el cuarto puesto con 8:30.08. Se trata de la tercera medalla española en los Europeos de Zúrich, tras el oro de Miguel Angel López en 20 km marcha y la plata de Borja Vivas en lanzamiento de peso.

En el resto de la tercera jornada, el castellonense Pablo Torrijos, debutante en unos campeonatos de Europa sénior, se clasificó octavo en la final con una marca de 16,56 metros que calcó en la tercera y en la sexta ronda. La victoria fue para el francés Benjamin Compaoré con 17,46, seguido de los rusos Kyukman Adams (17,09) y Aleksey Fyodorov (17,04).

Dos semanas después de proclamarse campeón de España en Alcobendas (Madrid) con la mejor marca de su vida (16,87), el atleta del Playas de Castellón logró su objetivo de llegar a la final, y accedió, además, a la mejora. Mercedes Chilla, de 34 años, diez veces campeona de España, terminó décima en la final de jabalina con un mejor tiro de 57,91 que no le permitió avanzar a la mejora.

La jerezana era la "abuela" entre las finalistas, como ella misma no tuvo empacho en proclamar, y su único objetivo era disfrutar en un estadio tan significativo como el Letzigrund. Chilla ya tiene asegurado un puesto en los anales del atletismo español al conseguir, hace ocho años en los Europeos de Gotemburgo (Suecia), la primera medalla española en lanzamientos en unos campeonatos al aire libre.

Por la mañana, en el centro de la ciudad, la marcha femenina encandiló al equipo español durante 17 kilómetros, pero las esperanzas de una nueva medalla, al día siguiente del oro de Miguel Ángel López, se evaporaron en el último tramo. La debutante Raquel González marchó en compañía de las mejores hasta que pegó el tirón definitivo la rusa Elmira Alembekova, discípula de la campeona mundial y olímpica Olga Kaniskina y adscrita al grupo del controvertido técnico Viktor Chegin, el de los 18 atletas con problemas de dopaje.

González, cuya excelente forma llegó a "asustar" a su entrenador, José Marín, según contó ella misma, pinchó en los tres últimos kilómetros y cayó hasta el décimo puesto mientras por detrás su compañera de entrenamientos Beatriz Pascual, mucho más experta, se llevó el título honorífico de mejor española, octava.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento