Mujeres de Irán viendo un partido de fútbol
Un grupo de mujeres apoya a la selección de Irán. EFE

Las prohibiciones establecidas en la República Islámica de Irán respecto a las libertades de las mujeres siguen generando controversia en el país del Golfo Pérsico y este martes se ha conocido un nuevo episodio con final trágico.

Una mujer ha fallecido tras prenderse fuego después de rociarse con gasolina la semana pasada en protesta por la prohibición de acceder a las mujeres a los estadios de fútbol establecida en Irán. La joven fue trasladada al hospital de inmediato pero perdió su vida por las heridas sufridas en la noche del lunes.

La joven trataba de asistir a un partido de fútbol de su equipo, el Esteghlal Teherán, en el estadio Asadi de la capital, cuando fue detenida y condenada a seis meses de cárcel por insultar presuntamente a un policía.

Aunque fue puesta en libertad bajo fianza de forma inicial, el veredicto fue confirmado la semana pasada lo que motivó que la joven se prendiera fuego ante el tribunal en protesta.

Su muerte ha generado gran conmoción en las redes sociales, donde muchos han criticado al sistema judicial y la actuación policial, denunciando que sus normas arbitrarias han motivado el fallecimiento.

"Se vio obligada a llevarse su deseo a la tumba", ha escrito el club de fútbol Esteghlal en una nota, mientras que el actor iraní Amir Jadidi ha denunciado que el país es una burla de sí mismo. "El mundo se ríe de nosotros por una parte y por otra lloran por nosotros", ha escrito en su Twitter.

La prohibición de acceso a las mujeres a los estadios ha generado controversia en Irán en las últimas cuatro décadas. Aunque el presidente iraní, Hasán Rohani, está a favor de levantar la medida no ha sido capaz de cambiarla en contra de los deseos del poderoso clero chií del país.