Muguruza decidió probarse en competición y no con entrenamientos de cara a la primera gran cita del año, en Melbourne la segunda quincena de enero. La hispano-venezolana sufrió un contratiempo en su debut en 2018 por culpa de los calambres en el tercer set de un duro encuentro ante la serbia Aleksandra Krunic.

La de Caracas, que peleaba incluso por el número uno del mundo que mantendrá Simona Hale hasta al menos el 'Grand Slam' australiano, tuvo que retirarse de su toma de contacto con la nueva temporada. Sin embargo, Muguruza vuelve a la acción sin demora para dejar en contratiempo puntual sus problemas en Brisbane.

La cita de Sídney, donde coincidirá con Venus Williams, Jelena Ostapenko, Johanna Kont o Sloane Stephens, es la última antes del Abierto de Australia, que se disputa del 15 al 28 de enero.