En la ciudad belga de Cortrique, en el pabellón Lange Munte Kortrijk y con pista dura, a España le tocó sufrir pero logró el objetivo de terminar la ausencia desde 2017 entre los mejores, para optar al título en 2020. Anabel Medina cambió de estrategia y dio el dobles de Aliona Bolsova y María José Martínez a las dos protagonistas del fin de semana.

Tras perder sus dos partidos individuales, Muguruza formó dobles con Suárez, el clavo ardiendo al que se aferró España ya que la canaria empató la eliminatoria tanto el sábado como contra las cuerdas este domingo. El dobles se decidió en una intercambio de más de dos horas donde tocó sufrir.

El inicio fue para las belgas, con un 'break' para empezar, pero las españolas reaccionaron en el quinto juego. Sin embargo, comenzó ahí el gran obstáculo de las de Anabel Medina, las bolas de rotura perdonadas (3/15). En el primer set les obligaron a llegar a una muerte súbita en la que terminó poniéndose por delante España, pero en el segundo parcial dieron mucha vida a las belgas.

Las españolas se pararon de piernas y bajaron enteros con el saque hasta el 2-6. 'Mugu' sacó orgullo pese a los golpes del fin de semana y tiró de la pareja cuando Suárez lo necesitaba. Así se animaron y unieron fuerzas, con la canaria volviendo a la pelea subiendo a la red y cortando los golpes del otro lado para lograr un 'break' decisivo con el 4-2. Al resto, el dobles terminó sacando a España de dos años en el Grupo Mundial II.