Jose Mourinho
El entrenador del Manchester United, Jose Mourinho, gesticula en el encuentro de su equipo ante el Everton FC en el estadio de Goodison Park, en Liverpool. EFE

El Manchester United prolongó su estancamiento en Goodison Park, donde dejó escapar el triunfo a cinco minutos del final por un penalti cometido por el belga Marouane Fellaini que equilibró el gol inicial del sueco Zlatan Ibrahimovic (1-1).

Jornada tras jornada, el equipo de Jose Mourinho pierde el rumbo de la parte alta de la Premier y está a 13 puntos del líder Chelsea. Fuera de los puestos europeos amplió su mala racha en el campo del Everton, ante el que pudo perder al final. El arranque de Liga del luso es ya peor que los de los últimos técnicos del Manchester United, el escocés David Moyes y el neerlandés Louis van Gaal.

El Manchester United, que ha ganado solo un partido de los siete últimos que ha disputado en la Liga de Inglaterra, fue incapaz de rentabilizar el efecto que provocó el gol de Ibrahimovic al borde del descanso.

El atacante escandinavo aprovechó un buen centro del francés Anthony Martial para aprovechar una deficiente salida del meta neerlandés Maarten Stekelenburg y ejecutar una vaselina que, con incertidumbre y después de varios botes, atravesó la línea de gol. El sexto gol de Ibrahimovic en sus últimos cinco partidos no sirvió para sumar los tres puntos.

El Everton mejoró en la segunda parte y embotelló al equipo de Mourinho. Fue una tarde negra para Fellaini, que saltó al campo en el minuto 85 por Henrikh Mkhitaryan. Cuatro después, ejecutó una entrada innecesaria y exagerada dentro del área a un atacante local.

El árbitro Michael Oliver señaló penalti y mostró tarjeta amarilla al belga. Leighton Baines transformó desde los once metros e igualó el partido.
Buscó el triunfo el Everton en el tramo final pero mantuvo el tipo el United, que evitó la derrota.

Es sexto el Manchester United, fuera de los puestos europeos. Seis por debajo del quinto, el Tottenham y trece puntos menos que el líder, el Chelsea.