Roman Abramovich y su esposa Irina
Roman Abramovich y su esposa Irina ©Korpa Korpa

Roman Abramovich ha confesado que será él el encargado de tomar el mando técnico del club londinense, después de abandonar José Mourinho la dirección técnica del equipo y tras haber hablado de ello con los capitanes del club.

El técnico luso decidió abandonar la disciplina del Chelsea el pasado miércoles, tras el empate cosechado por el Chelsea en la primera jornada de Champions con el Rosenborg.

Inmediatamente, Avram Grant, ex entrenador de la selección de Israel, fue nombrado nuevo técnico de manera interina. Con esta decisión, la intención del millonario ruso es utilizar a Grant como interlocutar con la plantilla de sus indicaciones.

El vestuario pasa sus peores momentos con jugadores enfrentados

Los incidentes comenzaron al término del encuentro entre Chelsea-Rosenborg cuando el técnico luso se encontraba en la rueda de prensa tras el partido.

Abramovich aprovechó para entrar en el vestuario de los blue devils para charlar con el capitán Terry y, con la ayuda de Shevchenko como traductor, el central internacional recriminó que el portugués tendría que haber ordenado al centrocampista Michael Essien haber jugado con pases más largos.

Además, Terry manifestó su malestar por tener que infiltrarse antes de dicho partido de Liga de Campeones.

Las recriminaciones continuaron el pasado viernes cuando supuestamente, Didier Drogba, Ashley Cole y Florent Malouda acusaron al capitán inglés de no ayudar a Mourinho y enfrentar el vestuario del Chelsea. Cuando el técnico luso se despidió de los jugadores, jugadores como Lampard y Drogba se mostraron afectados por su marcha, mientras que Terry y Shevchenko se limitaron a darle un frío apretón de manos.