Lorenzo
Lorenzo descorcha la botella en el podio. (Efe) Kai Fösterling

Jorge Lorenzo (Aprilia) lo ha logrado. El piloto español se ha proclamado campeón del mundo ante su público, en el GP de la Comunidad Valenciana.

Un Ricardo Tormo abarrotado se ha vestido de gala para festejar la hazaña del mallorquín, que se ha convertido, a sus 19 años, en el segundo piloto más joven en conseguir el título de 250 cc, tras Dani Pedrosa.

Lorenzo pudo abordar el entorchado en Estoril, hace dos semanas. Pero el destino, la suerte o simplemente la casualidad han propiciado que el piloto español se proclame campeón -era lo importante al fin y al cabo- en la última prueba, Valencia. En su casa, con su gente.

El destino, la suerte o simplemente la casualidad han propiciado que el piloto español se proclame campeón en Valencia

 

El mallorquín, de hecho, tuvo unas palabras de agradecimiento al término de la prueba: "Muchas gracias a la afición española que, aunque no la conozca, me ha apoyado siempre", comentó Lorenzo emocionado.

Se encendieron las alarmas

Todo pintaba muy bien para el piloto de Aprilia antes de que diera comienzo la prueba. Lorenzo partía segundo y un Dovizioso, al que sólo le valía ganar, lo hacía desde el séptimo lugar.

Pero 27 vueltas dan mucho de sí y, tras un buen inicio del español, pronto comenzó a perder posiciones. La cara de Dovizioso era justo la contraria. El italiano llegó a bajar hasta el duodécimo puesto, pero poco a poco se fue recuperando hasta adelantar, incluso, aun Lorenzo que marchaba séptimo.

La madurez de Lorenzo y la increíble actuación de Álex Debón

Con Debón manteniendo 'a raya' al italiano, a Lorenzo sólo le quedaba cruzar la línea de meta a lomos de su Aprilia

 

Todo parecía indicar que el italiano iba a por todas y que el español se estaba hundiendo. Pero Lorenzo sabía que, si seguía a Dovizioso, sería igualmente campeón. Y, así, no sólo comenzó a pegarse a su rueda, sino que le rebasó y también lo hizo Álex Debón. El castellonense hizo de perfecto escudero para un Lorenzo que, poco a poco, abría hueco.

Con Debón manteniendo 'a raya' al italiano, a Lorenzo sólo le quedaba llegar a meta a lomos de su Aprilia. Y no defraudó. Jorge rebasó la última bandera a cuadros de la temporada en cuarto lugar, proclamándose rey de la categoría de plata sin haber cumplido aún los 20 años.

Bautista, al podio

La carrera fue para De Angelis, que se impuso a Locatelli y a un Bautista que se subió al tercer lugar del cajón.