El Molinón sonríe
El Sporting superó al Cádiz después de un tenso partido, que terminó con bronca entre algunos jugadores. (Mercedes Menéndez).

El Sporting logró sacudirse la mala racha de resultados en El Molinón, al imponerse a un necesitado Cádiz por 4-2 en una segunda parte que se asemejó mucho al partido jugado por estos dos equipos la pasada temporada.

En la primera jugada de ataque rojiblanca, un balón centrado por Pina fue tocado de cabeza por Barral, que habilitó a Kike Mateo, solo ante el meta gaditano, al que batió de tiro raso. El Cádiz no acusó el tempranero gol y poco después Casas logró la igualada al rematar un excelente pase de Lucas Lobos.

El Cádiz, que durante bastantes minutos dominó el juego, se quedó con un jugador menos tras una absurda entrada de Enrique a Jorge Pina.

Los andaluces pudieron llegar al descanso por delante en el marcador si hubiesen sabido aprovechar una salida en falso de Roberto que dio origen a varios remates, todos ellos rechazados por la defensa rojiblanca.

Otro gol rápido

En la segunda parte, el Sporting volvió a sorprender al rival en los primeros compases y marcó pronto, esta vez por mediación de Kike Mateo. El tanto asturiano afectó al Cádiz, que vio como Luis Morán y Diego Castro ponían el 4-1 en el marcador en poco tiempo. Un contragolpe llevado por Dani culminó en el 4-2 definitivo.

En los minutos finales  Castro y Casas se enzarzaran en un pelea que les costó la roja a ambos.

Pinchazo del líder

El Málaga continúa al frente de Segunda, aunque su ventaja de líder es cada vez menor. Ayer, el conjunto andaluz perdió en Anoeta frente a la Real Sociedad por 2-0 y ya sólo cuenta con tres puntos de ventaja sobre el Sporting, segundo clasificado, después de que el Numancia, tercero empatado con el Sporting, perdiera con el Granada 74 (0-2).