Mireia Belmonte
La nadadora catalana Mireia Belmonte, en acción durante una de las pruebas de los pasados Nacionales de Palma de Mallorca, en abril de 2014. MONTSERRAT T. DIEZ / EFE

La húngara Katinka Hosszu protagonizó un auténtico festival en la primera jornada de la tercera prueba de la Copa del Mundo de natación de piscina corta, que comenzó a disputarse este lunes en Hong Kong, con cinco oros, mientras que la española Mireia Belmonte logró dos platas.

La nadadora magiar, que consolida el liderato en la Copa del Mundo

Hosszu fue un auténtico vendaval. Ganó en la sesión vespertina, en la que se disputaron las finales, 800 metros libre, con un crono de 8:09.39, mientras que Belmonte, que dominó los tres primeros cuartos, acabó segunda en 8:13.32.

Posteriormente se adjudicó los 200 libre (1:51.44); los 50 espalda (26.24); los 200 estilos (2:03.60), de nuevo por delante de Belmonte (2:10.37); y los 200 espalda (2:03.01), prueba en la que la española fue quinta con 2:13.88. La nadadora magiar, que consolida el liderato en la Copa del Mundo, además concluyó segunda en los 50 libre tras la holandesa Inge Deker.

Este martes será otra jornada agotadora para ambas. Belmonte y Hosszu tratarán de desempatar en los 200 mariposa, prueba en la que se reparten un triunfo cada una en las dos citas previas de la Copa del Mundo. Belmonte derrotó a finales del mes de agosto en el doble hectómetro a la húngara, que unos días más tarde se tomó la revancha en Dubái, tras relegar a la española en la segunda plaza.