Aficionados
Seguidores del Liverpool y del AC Milán pelean en el Syntagma Square tras la victoria del club italiano por 2-1 en la final. EFE
Espectadores que contaban con billetes de entrada para la final de la Liga de Campeones en Atenas sufrieron la violencia de las brigadas anti disturbios apostadas en las afueras del estadio olímpico OAKA, según informó la emisora privada ateniense Skai.

La emisora informó de que ciudadanos denunciaron que la policía utilizó bastones y gases lacrimógenos para dispersar a un grupo de aficionados que contaban con billetes, con el argumento de que el recinto deportivo estaba ya repleto.

Las autoridades constataron que habían salido a la venta billetes falsos o revendidos a sumas fraudulentas

La policía de Atenas no estaba en posición de confirmar el incidente.

El OAKA tiene una capacidad para 63.000 espectadores y durante las últimas 24 horas las autoridades constataron que habían salido a la venta billetes falsos o revendidos a sumas fraudulentas y hubo detenciones esta tarde.

Además, hinchas del Liverpool, que fue derrotado por el italiano Milán, y que observaban la transmisión del partido en el recinto del palacio de congresos Zapion, una vez conocida la derrota, procedieron a arrojar botellas de cristal contra la multitud, ocasionando leves contusiones a algunos de los presentes, informaron los reporteros de medios de comunicación atenienses presentes.

La policía está implementando las medidas de seguridad de dimensiones olímpicas para facilitar y agilizar el regreso de unos 60.000 aficionados británicos e italianos a sus países.

Los medios de transporte público funcionaron durante toda la noche desde el centro de la ciudad hacia el aeropuerto y la vigilancia de los 8.000 policías desplegados en puntos claves de la capital se mantiene, declaró el ministerio de Orden Público.