Seedorf y Kaká celebran el pase a la final del Mundial de Clubes.
Seedorf y Kaká celebran el pase a la final del Mundial de Clubes. Toru Hanai / REUTERS

La final del Mundial de Clubes está servida y como se preveía la van a disputar Milan y Boca Juniors. El equipo italiano se clasificó tras vencer este jueves en semifinales a los Urawa Reds japonés en un partido que fue puro trámite a pesar del corto resultado: 1-0-

El Milan se encomendó a Kaká y el brasileño hizo honor a su condición: lideró a su equipo sin despeinarse y lo metió en la final.

Al Urawa le duró la ilusión de jugar contra el campeón de la Liga de Campeones europea 67 minutos, los que le tomó al Milan hacer un gol, en el resultado de la asociación Kaká-Seedorf, que funciona sola y que culminó el holandés.

Al mejor equipo de Asia todavía le falta mucho para poder enfrentarse con garantías a los mejores clubes europeos.

De hecho cuando más creían en sí mismos los japoneses, cuando más envalentonados estaban llegó el gol "rossonero".

Al partido le costó coger ritmo, pero una vez arrancó siguió el guión lógico y el resultado fue corto para todas las oportunidades que tuvo el Milán.

Ahora en la final espera Boca Juniors tendrá que demostrar algo más de juego que el desplegado contra los tunecinos del Etoile.

Ficha técnica:

1 - Milán: Dida, Kaladze, Gattuso, Seedorf (Brocchi m.91), Gilardino (Inzaghi, m.62), Nesta, Jankulovski (Maldini, m.79), Pirlo, Kaká, Ambrosini y Oddo.

0 - Urawa: Tsuzuki, Tsuboi, Hosogai, Tulio (Yamada, m.75), Nene, Nagai, Suzuki, Soma (Hirakawa, m.81), Hasebe, Washington y Abe.

Gol: 1-0, m.67: Seedorf.

Árbitro: Jorge Larrionda (URU). Mostró tarjetas amarillas a Nesta (min. 5), Abe (min. 51) y Nene (min. 82).

Incidencias: Semifinal del Mundial de Clubes, disputada en el estadio de Yokohama ante unos 67.005 espectadores.