Milan-Atlético en la Champions
El delantero del Atlético de Madrid, Diego Costa (izquierda) lucha por el balón con el defensa francés Adil Rami (derecha) del AC Milán durante el partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones. D. DAL ZENNARO / EFE

El Atlético de Madrid cobra ventaja en su pulso con el Milan para clasificarse para los cuartos de final de la Champions gracias a un cabezazo de Diego Costa a menos de diez minutos del final. Un tanto que vino a premiar la insistencia de un Atleti que mostró más ambición que los locales, que merodeó más... y que sin embargo no tuvo las ocasiones más claras hasta el tanto del hispanobrasileño. Courtois, con dos brillantes intervenciones en la primera parte, volvió a ser fundamental.

El gol de Costa fue un tanto que vino a premiar la insistencia de un Atleti que mostró más ambición que los locales

En un partido de arreones, sin transiciones, y con un componente de incertidumbre en cada jugada de estrategia, el Atleti apeló a su repertorio colectivo, intenso y adelantado desde el pitido final en una clara apuesta por golpear pronto al rival. En cuestión de segundos Diego Costa ya bregaba por la causa. Pero las acometidas rojiblancas carecieron de continuidad  y a sus acercamientos les faltó nitidez pese a algunas pinceladas de creatividad y valentía en la gestión del riesgo. El Milan, agazapado, cómodo en sus esperas, aferrado a sus salidas por una banda izquierda atlética en la que encontró un filón, acabó minándole la posesión a los del Cholo con bastante comodidad y regularidad.

Frente a las ocasiones atléticas, pellizcos, dos meneos rossoneros firmados por Kaká (Courtois mandó el balón a córner en el minuto 13) y Poli (cabezazo que exigió al portero belga). Los milanistas, para los que Kaká mandaría un balón  lamiendo el larguero (min 30), reclamarían un penalti, posible, por un derribo de Raúl García sobre Poli. Poco antes Abate le había quitado a Diego Costa un balón que solo tenía que empujar y Abbiati había detenido sin apuros un cabezazo de Godín. Insúa, con una entrada sobre De Sciglio (que se lesionó), y Godínk, sobre Balotelli, caldearon un poco el ambiente.

Tras el descanso la superioridad del Atlético fue a más porque el Milan tardaba en darle réplica. Sí disfrutó de períodos de empuje, pero ahora la falta de claridad era italiana pese a algunos lanzamientos, suaves, de Taarabt (min 57) o Kaká (min 59). Sin embargo, es el Milan. Pedigrí. Oportunismo. Saber estar y saber sufrir con carácter y clase. Lo que en Italia llaman grinta. Pero este Milan dista bastante de lo que fue en otro tiempo.

El Atlético, menos descompensado en sus bandas, mordió en el centro del campo, robó con frecuencia (el exvalencianista Adil Rami, muy fallón en las salidas) y buscó la sorpresa. Y si no había guantes blancos, estrategia. Diego Costa esbozó una chilena (min 51) que se marchó alta. Y alta se fue una pelota rematada por Raúl García tras pase de Juanfran (min 78). Entonces llegó el tanto de Costa, un remate de cabeza donde su cuello percutió para violentar el remate de tal forma que Abbiati nada pudo hacer. Un 0-1 meritorio y justo que apenas encontró respuesta en una falta lejana (31 metros, nada menos) lanzada por Rami. Toca rematar en el Vicente Calderón.

Ficha técnica

0 – Milan: Abbiati; De Sciglio (Abate, min 25), Rami, Bonera, Emanuelson; Essien, De Jong; Poli (Constant, min 84), Kaká, Taarabt; Mario Balotelli (Pazzini, min 76).

1 – Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín e Insúa; Arda Turán ('Cebolla' Rodríguez, min 73), Mario, Gabi, Koke; Raúl García (Adrián, min 80) y Diego Costa.

Goles: 0-1 (min 83): Diego Costa, de cabeza.

Árbitro: Pedro Proença (Portugal). Mostró cartulinas amarillas a Insúa (min 19), Mario Suárez (min 40), Abate (min 43), Bonera (min 60), Diego Costa (min 68), Rami (min 90+1), Adrián (min 90+2)

Incidencias: ida de los octavos de final de la Champions celebrada en el estadio de San Siro (Milán). Unos 73.000 espectadores.