Mick Schumacher
Mick Schumacher, piloto de Prema en la F2. FIA F2

La parrilla de la categoría de plata de la Fórmula 1 tendrá un nuevo inquilino, y de renombre, en 2019: Mick Schumacher dará el salto a la F2 la próxima temporada. Así lo ha anunciado el propio piloto que, tras proclamarse campeón de la F3 europea, da un paso más hacia su gran sueño.

Schumacher seguirá en la misma estructura que le permitió conquistar el que, de momento, es su título más importante. El potente Prema Powerteam ya ha dado otros campeones, como un Pierre Gasly que lo ganó en 2016 cuando aún era GP2 o Charles Leclerc que lo conquistó en 2017. El año que viene, el primero será piloto de Red Bull y el segundo de Ferrari, con lo que previsiblemente lucharán, como poco, por podios en Fórmula 1 después de ser dos de los que cambian de equipo con respecto a este 2018.

El objetivo de Schumacher será no sólo hacer un buen papel en la F2, sino demostrar que tiene todo lo necesario para llegar ahí donde su padre se convirtió en la mayor leyenda del deporte de las cuatro ruedas. "Quiero seguir mejorando mi experiencia y mis habilidades al volante", destaca el joven Mick, que sigue quemando etapas, pese a la presión que supone tener el apellido que tiene.

A partir de ahora, tendrá muchas más miradas puestas encima. Mick Schumacher tendrá el reto de suceder en el palmarés a George Russell, fichado por Williams para la próxima campaña después de proclamarse campeón de la F2 sobre Lando Norris, que pilotará para McLaren junto a Carlos Sainz.