Kimi Räikkönen y Mick Schumacher
Mick Schumacher (i) entregó la rueda conmemorativa de su pole en el GP de Italia a Kimi Räikkönen. Pirelli

Una de las imágenes más esperadas y, seguramente, más emotivas que se esperan en la Fórmula 1 está muy cerca de producirse: ver a Mick Schumacher enfundado en el mono de Ferrari, escudería con la que su legendario padre conquistó cinco de sus siete títulos mundiales.

Todo está listo para que el 'príncipe' Schumacher se convierta en el fichaje de relumbrón para la Ferrari Drivers Academy. Así lo aseguran desde la BBC, que apunta a un acuerdo prácticamente cerrado para esta misma temporada. Mick, vigente campeópn de la F3 europea, ha sido objeto de deseo de varias estructuras, pero siempre ha tenido a dos por delante: Mercedes, que ya le ha tenido en su entorno, y Ferrari, que no dudó en abrirle la puerta en un futuro no muy lejano.

Según la información de la BBC, la incorporación de Mick Schumacher a su estructura se hará bajo un total hermetismo. Lejos de querer aprovechar el tirón mediático que puede generar, apuntan a que no se confirmaría su llegada hasta que ya sea un hecho consumado.

Una vez que se firmen los pertinentes contratos, Schumacher compaginará su labor en la F2, categoría en la que va a competir en la temporada 2019, con la de piloto de desarrollo con Ferrari, para la cual se ha asegurado en el acuerdo con la Scuderia su participación en dos test esta temporada.

Desde Maranello ya contactaron con él para ofrecerle un asiento en los test de Abu Dhabi del final de la pasada temporada, pero no se llegó a cerrar.