El siete veces campeón mundial de Fórmula 1, Michael Schumacher, se encuentra en París para someterse a un tratamiento secreto en el Hospital Europeo Georges Pompidou de París. El expiloto alemán de 50 años, que sufrió un grave accidente esquiando en Méribel el 29 de diciembre de 2013, llegó al centro de la capital francesa pasadas las tres de la tarde de este lunes, según informa Le Parisien.

Schumacher llegó en una ambulancia y fue trasladado en camilla a la Unidad de Monitoreo Continuo del Departamento de Cirugía Cardiovascular protegido por una cubierta azul marino y numerosos enfermeros y miembros de un importante dispositivo de seguridad que alteró la tranquilidad del hospital.

La familia de la leyenda del automovilismo ha recurrido al profesor Philippe Menasché, un destacado cirujano cardíaco de 69 años que fue pionero en la terapia celular para tratar la insuficiencia cardíaca. También es miembro de la Junta de Directores del Instituto del Cerebro y la Médula Espinal, en el Hospital Pitié-Salpêtrière de París.

El excampeón se beneficia de las infusiones de células madre que se distribuyen en el cuerpo para obtener una acción antiinflamatoria sistémica, según el citado medio, quien asegura que Schumacher inicia el tratamiento este martes y recibirá el alta el miércoles.

Esta no es la primera visita de Michael Schumacher al Georges Pompidou, pues visitó el centro en varias ocasiones la primavera pasada. Le Parisien destaca que en aquellas ocasiones llegó en helicóptero y aterrizó en el helipuerto de Issy-les-Moulineaux (Hauts-de-Seine), situado cerca del hospital.

Pese al hermetismo sobre el estado de salud del legendario piloto, en Francia se ha publicado que Schumacher debía iniciar el tratamiento a finales del pasado mes de julio, pero un problema de salud inesperado le obligó a posponerlo hasta el comienzo de esta semana, fecha en la que el profesor Menasché se reincorporó al trabajo tras sus vacaciones.