Michael Matthews gana en Bilbao
El corredor australiano del Orica GreenEdge Michael Matthews (i) se impone en la primera etapa de la 55.ª Vuelta Ciclista al País Vasco, con salida y llegada en Bilbao. MIGUEL TOÑA / EFE

Con una etapa con inicio y final en Bilbao arrancó este lunes una nueva edición de la Itzulia, la Vuelta al País Vasco, en la que se impuso el australiano Michael Matthews (Orica-GreenEdge). El aussie, primer líder de la ronda vasca, fue el más rápido en el númeroso grupo, unas cincuenta unidades, que se plantó en la Gran Vía Diego López de Haro de la capital vizcaína. El polaco Michal Kwiatkowski, actual campeón del mundo, acabó segundo.

Matthews ya ganó en 2014 la etapa con final en Vitoria-Gasteiz, ciudad que recibe la carrera este martes y en donde gana el equipo Orica desde 2012Un grupito que, tras la caza del vizcaíno Omar Fraile (Caja Rural) en el arranque del segundo paso por El Vivero, se desgranó lo justo pese a los intentos del colombiano Arredondo, el francés Guillermoz  o el belga Wellens, primero; o del colombiano Henao, quien coronaría en cabeza este segundo paso, después.

Ni el repecho previo al paso bajo la Basílica de Begoña y el Puente de la Salve, acaso mucho cada año para los cicloturistas de la Bilbao-Bilbao, poca cosa para los profesionales, sirvió para romper una formación mucho más numerosa que en otros arranques precedentes de la ronda vasca. Para Fraile, último exponente de la gran fuga del día, abonado a estas aventuras tanto como su equipo, quedó el premio del reinado de la montaña.

Ni Matthews ni el equipo Orica son unos desconocidos en la prueba vasca, ya que el corredor se impuso en 2014 en la meta de Vitoria-Gasteitz y la formación australiana, que cuenta en la dirección con un Neil Stephens que compitió muchos años en España y estableció su residencia en Oiartzun, se ha llevado bien con Matthews bien con Daryl Impey esa llegada ininterrumpidamente desde 2012.

Precisamente la capital vasca, este martes, acoge la meta de la segunda etapa de la Itzulia 2015. Una jornada de 175,4 kilómetros en la que los corredores deberán afrontar seis puertos. El duro (y sin embargo muy poco considerado por la historia) Orduña, dentro de los primeros cincuenta kilómetros; y el tendido Zaldiaran, que se afrontará en dos ocasiones, la última a nueve kilómetros de la recta final en la avenida Gasteitz. A priori no tiene por qué ser una jornada que cambie mucho la general, sobre todo por la dureza de los finales del miércoles y el jueves en Zumárraga (previo paso por el Santuario de La Antigua) y el Santuario de Arrate, respectivamente.

Caída peligrosa en la recta final

Cinco corredores han tenido que ser trasladados a los hospitales de Basurto y Cruces como consecuencia de diferentes caídas en la primera etapa de la 55 Vuelta al País Vasco, según el parte médico remitido por la organización. Cuatro de esos corredores se han lesionado en una caída durante el esprint final en la cola del pelotón cabecero, el español Sergio Pardilla (Caja Rural), el estadounidense Peter Stetina (BCM), el francés Nicolas Edet (Cofidis) y el británico Adam Yates (Orica GreenEdge). El quinto, el francés Pierre-He Lecuisinier (FDJ), se cayó en el kilómetro 93.

Los corredores que estaban por delante de mí golpearon una señal de tráfico y me caí. Viéndoles a ellos puedo decir que tuve suerte

Pardilla ha sufrido "un traumatismo craneoencefálico (TCE), hemoptisis (expectorar sangre) y una fractura en la muñeca izquierda", y, "tras recibir atención médica y estabilización 'in situ'", ha sido "derivado en ambulancia medicalizada de la DYA al hospital de Cruces", en la localidad cercana de Barakaldo.

A Stetina se le ha diagnosticado "una fractura de la rótula izquierda y la meseta tibial", además de "varias fracturas costales", debido a lo cual ha sido "enviado en ambulancia de la DYA al Hospital de Basurto", en la capital vizcaína. Yates y Edet han sido trasladados "al hospital de Basurto para realización de estudios complementarios" después de detectárseles "una fractura en el dedo mayor de la mano derecha", en el caso de Yates, y "una fractura en el extremo distal de la clavícula izquierda y una fractura costal", en el de Edet. Lecuisinier ha sido "trasladado en una ambulancia de la DYA al Hospital de Basurto", donde se le ha diagnosticado una fractura de olécranon (la cabeza del antebrazo) izquierdo".

Sobre la caída cercana a la meta en el esprint final, uno de los implicados en ella, el alavés Mikel Landa (Astana), ha dicho: "Los corredores que estaban por delante de mí golpearon una señal de tráfico y me caí. Viéndoles a ellos puedo decir que tuve suerte". También han sido atendidos por los servicios médicos durante la etapa Bertjan Lindeman (Lotto NL-Jumbo), José Serpa y Diego Ulissi (Lampre-Merida), Dumoulin y Caleb Fairly (Giant-Alpencin).