Leo Messi recibió este jueves la Cruz de Sant Jordi, una de las máximas distinciones de la Generalitat de Catalunya. El argentino, estrella del Barça, ha sido galardonado con tamaño honor por su "humildad y honestidad".

Una de las imágenes de la ceremonia de entrega llegó cuando la mayoría de los presentes clamó por la libertad de los políticos presos, con aplausos en los que Leo Messi no participó. El jugador permaneció de pie, respetuoso, pero sin sumarse a la petición.

Messi es el segundo futbolista en ser galardonado con este premio tras Johan Cruyff, otra de las máximas leyendas de la historia del FC Barcelona.