Omegawave
Varios de los aparatos que se utilizan en el Omegawave, el ordenador y el programa procesa todos los datos para hacer un análisis. (www.omegawave.com)

Tras la segunda lesión muscular de Messi (fotos) en menos de tres meses, todas las miradas se han puesto en los servicios médicos del Barcelona y la prensa intenta explicar las razones que han llevado al argentino a volver a recaer por una rotura del bíceps femoral de la pierna izquierda.

Los especialistas azulgranas usan dos aparatos modernos, de última generación, para evaluar precisamente el estado muscular de sus futbolistas: el tensiomiógrafo y el ‘Omegawave’ (web oficial). Vemos de qué se trata y luego, otros médicos expondrán cómo evitar lo que le ocurrió a Messi, aunque todo se trata de tener más descanso.

El tensiomiógrafo

¿Qué es? Un pequeño dispositivo que da cuenta, gracias a un sensor, de la fuerza muscular del deportista sin necesidad de realizar esfuerzos.

¿Qué hace? El tensiomiógrafo valora la fuerza muscular emitiendo un impulso eléctrico y "la reacción del músculo a ese impulso determina la fuerza muscular del deportista", explica a la agencia Efe el doctor Ramón Bàlius, especialista en lesiones musculares de la clínica FIATC y colaborador del equipo médico del Barça.

OmegawaveEl informe del tensiomiógrafo detalla una curva, relativamente similar a la de los electrocardiogramas, para valorar el estado del músculo y su posible sobrecarga.

El ‘Omegawave’

¿Qué es? Un sistema que recopila muchos datos: variabilidad de la frecuencia cardíaca, capacidad aeróbica y anaeróbica, el ácido láctico, actividad cerebral, sistema nervioso y el estado muscular, entre otros factores. También estudia los efectos de los viajes, los cambios de altitud o de alimentación en el cuerpo del jugador.

¿Qué hace? En su web oficiall detallan científicamente cómo lo hace. El deportista se ‘conecta’ a una máquina y esta da informe completo del estado general. Retrata su posible fatiga general y valora su riesgo de lesión, además de hacer recomendaciones para aprovechar al máximo al jugador y anticipar cuál será su evolución física.

Estos sistemas sirven para tener una impresión general, pero no son infalibles


"Pero no se trata de un sistema directamente aplicable a la hora de estudiar las lesiones musculares porque se trata de una impresión más general", detalla Bàlius. No son sistemas infalibles.

Y muchos otros factores

Los expertos también destacan que en lesiones como las de Messi aparecen otros factores como la alimentación, el descanso, el calentamiento, los ejercicios compensatorios que se diseñan y, por supuesto, el tipo de musculatura de cada jugador. Todo ello, hace que la predicción de futura lesión no pueda ser precisa. Sí se puede determinar cuándo hay sobrecarga y, por tanto, ese riesgo de lesión.

"Una sobrecarga es un estado de micro-rotura muscular"

Bàlius asegura que "en cierto modo, siempre existe el riesgo de lesiones. El ejemplo es la carretera: un buen conductor en un buen coche tiene menos posibilidades de tener un accidente, pero nadie le asegura que no vaya a sufrir algún percance".

Algunos especialistas en medicina deportiva recomiendan que cualquier jugador con sobrecarga deje de competir durante unos días. Es el caso del estadounidense William Garret, "una de las eminencias en la materia", según Juan Carlos González, médico del Poli Ejido y ex del Espanyol, "porque argumenta que una sobrecarga es un estado de micro-rotura muscular".

Si tuvieran que parar todos los jugadores que están sobrecargados, debería haber plantillas de 50 jugadores



"Desde un punto de vista médico, podría ser deseable parar. Pero en el día a día es casi imposible porque lo habitual es que cada mañana, cuatro o cinco jugadores estén sobrecargados. Si todos tuvieran que parar, debería haber plantillas de 50 jugadores", razona.

Los médicos argentinos insisten en que es por la exigencias

El endocrinólogo Diego Schwarsztein, médico que asistió a Messi en Rosario durante su infancia, descartó que el futbolista sea propenso a las lesiones por los tratamientos a los que fue sometido para su crecimiento.

"Messi tiene una contextura física particular que está determinada por su genética y un nivel de entrenamiento muy intenso al cual está sometido desde los 15 años", dijo Schwarsztein.

Donato Villani, quien fue médico de la selección argentina de fútbol en el Mudial de Alemania 2006, en el que participó Messi, aseguró que el futbolista "se desgarra por una sola razón: su velocidad de reacción es la de un velocista, no la de un jugador común".