Leo Messi
El delantero atgentino del Barcelona, Leo Messi (i), durante el entrenamiento de la selección argentina de futbol. (EFE) EFE
El delantero barcelonista Lionel Messi llevó a cabo hoy su primer entrenamiento en Shanghai para los JJOO, después de sumarse ayer a sus 17 compañeros de la selección olímpica de Argentina, mientras se decide la apelación del Barcelona al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) sobre su presencia en China.

Las cosas que salieron en la prensa argentina no eran ciertas, yo quería estar acá. Pero no pude hacerlo antes"

El conjunto albiceleste, que no salió de su hotel desde ayer hasta esta tarde, tuvo así hoy su tercer entrenamiento en la ciudad oriental, en el campo de fútbol de la universidad shanghainesa de Donghua, donde se pudo ver por primera vez a Messi junto a sus compañeros vistiendo la camiseta argentina sobre el campo de juego.

El resto del equipo se tomó la llegada del barcelonista "con tranquilidad
", según declaró a un grupo de periodistas el defensa Pablo Zabaleta (jugador del Espanyol, España).

Sin embargo, hacia la medianoche, y sin Costa, que se quedará con él hasta la decisión del TAS, el día 6, Messi se asomó a las vallas de seguridad del hotel y habló desde dentro con varios periodistas argentinos, a pesar de que la policía trató de impedirlo, y les echó en cara que entre los medios de su país "muchos hablaron al pedo".

Tranquilo

"Yo estaba tranquilo", les dijo Messi sobre su polémica con el Barcelona. "Sabía bien lo que quería. Y si no se vio llegar antes, fue porque mi club y la AFA me dijeron que me mantuviera al margen. Creo que hice lo que tenía que hacer", declaró el delantero rosarino al diario deportivo bonaerense Olé.

Messi reiteró que fue él quien tomó la decisión de viajar a China si la FIFA decidía en su favor, y contó que les explicó a sus compañeros de la selección que "las cosas que habían salido (en la prensa argentina) no eran ciertas, que yo quería estar acá con ellos, que no pude hacer nada para estar antes, y nada más".

Además aseguró que no se sentía molesto por las declaraciones de Maradona, que llegó a afirmar durante la polémica entre el Barcelona y la Asociación de Fútbol de Argentina (AFA) que a Messi le faltaba carácter.