La temporada 2006-07 señaló que no siempre el mejor equipo de la fase regular será el campeón de la fase final. Y si no que se lo pregunten a Dallas Mavericks y a su MVP de la Liga Dirk Nowitzki que, pese a la magnífica fase regular que pertrecharon en la que sólo perdieron 15 de los 82 partidos que disputaron antes de los playoffs, cayeron eliminados en el primer cruce de la fase final ante Golden State Warriors con un aplastante 4-2.

Claro está que la falta de previsión del técnico Mark Cuban a la hora de gestionar la plantilla y dosificar a sus jugadores para que llegaran con las fuerzas suficientes a la fase decisiva de la liga fue determinante para las aspiraciones del equipo.

Dallas fue el mejor equipo de la fase regular y Nowitzki el MVP de la temporada, pese a caer en 1ª ronda de playoffs

Aún así, el equipo tejano demostró ser la plantilla más contundente y arrolladora de los primeros seis meses de campeonato, además de poseer al mejor jugador, el alemán Dirk Nowitzki, que fue dotado con el premio de jugador más valioso del año pese a sólo haber jugado una única ronda de playoffs, anotando 24'6 por partido, 8'9 rebotes y 3'4 asistencias.

Una de las cosas que más sorprenden son sus porcentajes de tiro, en los que ronda el 50 % en juego (51% en tiros de 2 y 43 % en tiros de 3) y un 90% desde la línea de tiros libres (único en la liga).

Equipo ideal

Junto al alemán de Dallas, hay que añadir una serie de jugadores que nunca faltan a la cita anual del All Star y que también son jugadores clave en esta liga tan espectacular.

Nowitzki, Nash, Bryant, Stoudemire y Duncan es el mejor quinteto NBA 2006/07
Steve Nash (11'6 asistencias por partido con 18'6 puntos, 3ª vez consecutiva entre los mejores) y Amare Stoudemire (20'4 puntos y 9'6 rebotes), ambos dos líderes de Phoenix y que han cuajado una campaña increíble. Sin duda, la pareja más explosiva de la Liga en donde inteligencia y potencia se complementan a la perfeccción.

Junto a ellos, el gran Kobe Bryant, líder indiscutible en anotación durante la fase regular de la Liga con 31'6 puntos por partido y el 'eterno' Tim Duncan, de San Antonio Spurs, siendo la novena vez seleccionado para formar en el quipo ideal con 20 puntos, 10'6 rebotes y 3'4 asistencias.

Cambi, mejor defensor

En la faceta defensiva, el jugador galardonado como mejor zaguero del año fue el pívot de Denver Nuggets Marcus Cambi con unos registros que dan 'miedo' : 3'3 tapones por partido, 11'2 rebotes por partido (segundo mejor de la liga), 3'2 asistencias por partido y 11'2 puntos por partido.

Garnett, máximo reboteador y Cambi, mejor defensor

Pero quizá, el dato más escalofriante sea que en 32 ocasiones ha terminado el partido con dobles figuras, convirtiéndole en un jugador imprescindible para la franquicia dirigida por George Karl.

Juanto a él, Kevin Garnett fue el máximo reboteador con 12'8 rebotes de media por partido.

Mitchell, mejor técnico

El mejor entrenador fue Sam Mitchell, de Toronto Raptors, siendo la primera vez que un técnico de la franquicia canadiense es nombrado con este galardón. Sus número con el equipo de Calderón y Garbajosa no tienen desperdicio: 47 partidos ganados, 35 perdidos y terceros en la clasificación de la conferencia este.